InicioTemáticasApocalipsisLa Pasión de la Iglesia

La Pasión de la Iglesia

Uno de los grandes misterios de la humanidad es lo que se conoce como el misterium iniquitatis. Es decir, el misterio del mal en la historia de la humanidad y particularmente en la historia de la Iglesia.

¿Por qué existe el mal? Antes que nada aclarar que Dios no creó al mal. El mal entró a la historia con la rebelión de Luzbel y sus ángeles que no quisieron servir a Dios. Así, el mal entró al mundo como consecuencia del pecado original de los primeros padres, que fueron engañados por la serpiente y que quisieron ser como Dios sin la ayuda de Dios.

No obstante, Dios permite el mal para sacar grandes bienes. En otras palabras, Dios ha juzgado que sacar bien del mal es mejor que no permitir la existencia de ningún mal.

Jesucristo, con Su Pasión y Muerte ha vencido a Satanás; la Iglesia, llegada la hora de sus tinieblas, habrá de vencer de igual manera, para preparar así el triunfo del reino de Dios en el mundo, tal y como preparó el triunfo personal de Cristo en la redención del género humano.

Y la historia de la redención así nos lo confirma.  Recordemos los tiempos de nuestro Señor: "el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros"... con Su Encarnación, Vida, Pasión y Muerte, Jesucristo nos redimió; pero Jesucristo no canceló el sufrimiento y la muerte que el hombre había causado por su desobediencia – y esta idea es preciso entenderse para comprender por qué la Iglesia tendrá que pasar por esta terrible etapa de purificación; si no que para redimirnos asumió el sufrimiento y pasó por la muerte y muerte de cruz, dejando la cruz como medio de santificación y salvación, y haciendo que la muerte desembocara no ya sólo en la muerte del infierno, sino en la vida del cielo, en la vida eterna. La muerte cambiada en vida para quien quiera morir santamente en Él.

Así pues, el ejemplo de Jesucristo en su vida terrena nos ha de servir para triunfar en la hora de la prueba. San Agustín dice que "Jesucristo ha sido tentado para que el cristiano no fuese vencido por el tentador, y vencedor Jesucristo, fuésemos nosotros también vencedores". Por tanto, se avecina la gran tentación para la Iglesia, en la que ya sabemos desde ahora por la revelación hecha por Dios mismo y por el ejemplo de Jesucristo, que la Iglesia saldrá vencedora, a pesar de su aparente muerte.

La Hora de la Potestad de las Tinieblas

La Pasión de Cristo fue la hora de las tinieblas, la hora de los enemigos de Jesús y el dominio de la oscuridad, es decir, del diablo. Y ¿quiénes eran los enemigos de Jesús? En ese momento, en concreto, las autoridades judías. Y ¿quién detenta la potestad de las tinieblas? Satanás; el poder invisible que divide e impulsa a los enemigos de Jesús; el principal actor antagonista de Cristo en su pasión redentora y que también lo fue en el paraíso incitando al hombre al pecado original. Judas entrega definitivamente a Cristo después de que el demonio ha entrado en él (Jn 13, 27-28). Los apóstoles abandonan a Jesús, sólo después de que Satanás los reclama para cribarlos como al trigo.

Así pues, el demonio, aunque oculto e invisible, ocupa un plano primordial en la pasión de Cristo; él es el adversario directo de Jesucristo: "Ya no hablaré mucho con vosotros, porque viene el príncipe de este mundo. No es que tenga derecho contra mí, pero es para que el mundo conozca que yo amo al Padre, y obro según el mandato que me dio el Padre". Por lo mismo, en la pasión se describe el triunfo de Cristo contra el demonio: "Ahora el príncipe de este mundo será echado fuera" (Jn 12, 31)y como victoria de Cristo sobre el mundo, simiente de Satanás, con la autoridad dice Jesús: "Tened confianza, yo he vencido al mundo" (Jn 16, 33).

La derrota de Satanás ante Jesucristo encuentra su cumplimiento histórico en la cruz y resurrección del Redentor. Como leemos en la carta a los hebreos, Jesucristo se ha hecho partícipe de la humanidad hasta la cruz, para destruir por la muerte al que tenía el imperio de la muerte, es decir, al diablo, y librar a aquellos que estaban toda la vida sujetos a su servidumbre (2, 14-15). Esta es entonces la gran certeza de la fe cristiana "... y para esto apareció el Hijo de Dios, para destruir las obras del Diablo" (Jn 3, 8). Así pues, crucificado, resucitado se ha revelado como él "más fuerte" que ha vencido "al hombre fuerte", al diablo, y lo ha destronado (Juan Pablo II, audiencia general del 20 de agosto de 1986). Resulta pues imprescindible adherirnos con nuestra vida diaria, a la vida, pasión y muerte de Cristo, para poder participar de la victoria sobre Satanás. De aquí las trascendentales palabras de San Pablo: "Debo completar en mi cuerpo lo que le falta a la pasión de Cristo".

Resulta claro que quien prescinda de la acción diabólica, no podrá jamás entender lo que significó la pasión de Cristo y lo que significará la pasión de la Iglesia, cuando haya de pasar ésta por la hora de sus tinieblas. Del Evangelio advertimos, que la hora de la pasión de Cristo, la hora del poder de las tinieblas, viene determinada por el Padre y con el consentimiento de Jesús: "buscaban prendedle... pero aún no había llegado su hora" (Jn 7, 30); y Jesús, llegada la hora, se entrega voluntariamente y afirma que nadie le arrebata la vida sino que Él mismo la da espontánea y libremente: "Yo doy mi vida por mis ovejas..." (Jn 10, 15). "Con un bautismo de sangre tengo que ser bautizado, y ¡cómo me consumo hasta que se realice!" (Lc 17, 50).

En la hora de la potestad de las tinieblas dispuesta por la amorosa providencia de Dios, se unen en el mismo objeto material – pasión y muerte de Cristo – la acción de Dios y la acción de Satanás. Pero el objeto formal es distinto; Dios Padre quiere la glorificación en su Hijo Jesús y el triunfo de la obra de la redención. Para el demonio su objetivo es la aniquilación de Jesús y la destrucción de su obra redentora. Como siempre, son los planes de Dios los que se cumplen y no los de Satanás. Por eso dice Jesucristo a los discípulos de Emaús "¿Por ventura no era necesario que Cristo padeciera todas estas cosas y así entrar a su gloria?" (Lc 24, 26).

Pues del mismo modo, aunque con mayor duración e intensidad, la Iglesia – el Cuerpo Místico de Cristo – ha de estar expuesta a la potestad de las tinieblas, a la acción del príncipe de este mundo; y en la medida en que le llegue "su hora", y ya está cercana, la lucha se hará más violenta, tal y como lo pone de relieve el libro del Apocalipsis al hablar de "la gran tribulación" que vendrá al mundo y a la Iglesia. Y así como cuando todo parecía perdido a los apóstoles, en la pasión de Cristo era cuando se gestaba la redención del género humano y la Glorificación del Padre en su Hijo unigénito, de la misma manera le sucederá a la Iglesia, cuando parezca como muerta y sepultada, más cercana e inminente estará la hora de su resurrección.

Y así lo confirma en muchas ocasiones la Santísima Virgen en sus apariciones actuales y en sus mensajes:

"Ante todo deberá sufrir mi Iglesia, que será llamada a una más intensa y dolorosa obra de purificación. Yo estaré a su lado en todo momento para ayudarla y confortarla; cuanto más la Iglesia tenga que subir el Calvario, con tanta mayor intensidad sentirá mi auxilio y mi extraordinaria presencia... debe entrar ahora en el momento precioso de su pasión redentora para su más bello renacimiento..." (1ro de enero de 1980. Gobbi).

"La iniquidad cubre a todo el mundo, la Iglesia está oscurecida por la propagación de la apostasía y del pecado. El Señor, por el triunfo de Su Misericordia, debe purificar ahora con su acción enérgica de justicia y de amor a los suyos. Las horas más sangrientas y dolorosas están destinadas a vosotros. Estos tiempos están más cerca de lo que creéis... Si, después del tiempo del gran sufrimiento, llegará un tiempo de gran reconocimiento y todo reflorecerá. La humanidad será de nuevo un jardín de vida y de belleza, y la Iglesia una familia iluminada por la verdad, nutrida por la gracia, consolada con la presencia del Espíritu Santo. Jesús restaurará su reinado glorioso..." (3 de junio de 1987).

Dice Jesucristo: "si el mundo os odia, sabed que primero me odió a mí... acordaos de esta palabra que os dije: no es el siervo más grande que su Señor. Si me persiguieron a mí también os perseguirán a vosotros..." (Jn 15, 18-20). Aquí nuestro Señor profetiza claramente cómo las persecuciones probarán el carácter sobrenatural de Su Cuerpo Místico, de donde se colige que la vida del cristiano llevará el signo de la cruz, y la vida de la Iglesia el signo de la persecución. Por eso Jesucristo dijo: "quien no lleve su cruz no puede ser mi discípulo" (Lc 14, 27. Cfr Mt 10, 38 y Mc 8, 34). Si el triunfo definitivo de Cristo se logró en la cruz, la purificación de la Iglesia en reino universal e indiscutible de Cristo se logrará igualmente por su pasión y muerte. Pero – entiéndase bien - esta muerte de la Iglesia no es muerte, sino vida de nacimiento perfecto y definitivo, para que se imponga triunfalmente en todo el mundo, en todos los pueblos e individuos, ya sin dificultades, habiendo sido echado fuera el príncipe de este mundo.

Los días de esta pasión y muerte de la Iglesia – que coincidirán con el surgimiento del "falso Cristo" (un Papa impostor) y la falsa Iglesia y que será la antesala del reinado terrible pero breve del Anticristo, constituyendo la llamada gran tribulación – serán acortados; pero la Iglesia conocerá horas de tinieblas y de horror semejantes a las de la pasión de Cristo, multiplicadas en el tiempo, por cuanto que los miembros de la Iglesia no gozan de la perfección y santidad de Su Fundador. Mas al fin, renacerá la Iglesia como en un Nuevo Pentecostés, sin arruga y sin mancilla, quitados ya del mundo todos los obstáculos.

En la hora de las tinieblas de la Iglesia no será tiempo de obrar sino de sufrir pasivamente, como lo hiciera en Su Pasión Su Divino Fundador, y en esa agonía de la Iglesia le asistirá para que no desfallezca, la compañía de la siempre bienaventurada Virgen María, quien es Madre de la Iglesia.

Recordamos una vez más las palabras de Juan Pablo II en el año de 1980, en Fulda, Alemania Occidental, cuando hablaba sobre el secreto de Fátima y en particular sobre el futuro de la Iglesia:

"Con vuestra oración y la mía es posible mitigar nuestra tribulación, pero no será posible evitarla, porque sólo así la Iglesia podrá ser efectivamente renovada... cuántas veces de la sangre ha brotado la renovación de la Iglesia. Esta vez tampoco será de manera distinta. Debemos ser fuertes, prepararnos, confiar en nuestro Señor y en su Madre Santísima y ser asiduos, muy asiduos en el rezo del Santo Rosario."

Hubo una criatura que estuvo al pie de la cruz: María Santísima, nuestra Madre y la Madre de Dios. Por eso Ella es la gran esperanza y el único remedio del poder de las tinieblas, el consuelo tangible que nunca falta ni al alma ni a la Iglesia, y si María Santísima acompañó a su Hijo en la cruz, nuestra bendita Madre, como Corredentora, también estará ahora presente al pie de la cruz de su Iglesia y con todos sus hijos, para ofrecernos la gran arca y refugio de salvación para estos tiempos, que es Su Corazón Inmaculado.

LUIS EDUARDO LÓPEZ PADILLA

11 DE ABRIL DEL 2012