InicioTemáticasEsoterismoSacerdotisa en el SUPERBOWL

Sacerdotisa en el SUPERBOWL

"El Superbowl es algo así como el Santo de los Santos de los Estados Unidos; iré a la ceremonia de la "experiencia eclesial" y tendré que dar un sermón.  Tendrá que ser muy impactante". Madonna

Parece que Madonna no desaprovechó 13 minutos de exposición mundial para mandar mensajes esotéricos y que todos los millones de televidentes pudieran ver, pero solo muy pocos entendieron.

Una semana antes del Superbowl, Madonna en Anderson Cooper describe la importancia espiritual que atribuyó al medio tiempo:

"El Superbowl es algo así como el Santo de los Santos de los Estados Unidos; iré a la ceremonia de la "experiencia eclesial" y tendré que dar un sermón.  Tendrá que ser muy impactante".

Madonna apareció revestida en ceremoniales túnicas negras y es ungida como suprema sacerdotisa de la cultura pop: virgen y a la vez diosa del sexo. Parecida a la diosa Babilónica Ishtar-Innana. Asimismo, la aparición de M.I.A y Nikki Minaj a un lado de Madonna es signo de lo que se conoce como "Sex Kitten Programming", la transmisión de un meme sexual que caracteriza a la industria musical, en la que se fomenta la sexualidad, pero es una sexualidad desacralizada, despojada de su poder. Madonna, entonces, simboliza al controlador, sexual y mental, La seña "obscena" que hace Maia de "fuck you" es una especie de cópula ritual: el enseñar el dedo medio (en su mano izquierda) originalmente simboliza el falo.

Es una realidad que el show tuvo símbolos inconfundibles.

Se aprecia a Madonna investida con una corona en forma de cuernos, escoltada por dos esfinges con ojos de neón (imagen superior).

"Las esfinges conduciendo al carro resienten el poder secreto y desconocido a través del cual el gobernante victorioso es movido continuamente por diversas partes del universo", dice Manly. P Hall sobre el arcano del Carro, evocado por la imagen de Madonna en el Superbowl.

La formidable pista electrónica en varias ocasiones se configuró como un tablero masónico, donde aparecen el compás y la escuadra, un ojo, un sol negro y de manera notable el sol alado, que históricamente ha sido un símbolo que confiere autoridad, de dioses y reyes, en Egipto, Babilonia y otras culturas.

Pero, si Madonna es la diosa, la máxima hierofante de la sociedad del espectáculo, poseída por fuerzas secretas, ¿hacia donde nos lleva? ¿Cuál es la intención de este rito?

Hay una imagen  transmitida donde Madonna asume la postura de Baphomet, que simboliza todo el ocultismo, esoterismo, magia ritual, brujería y satanismo.

Sobre Baphomet, Aleister Crowley dice: "Es el Diablo en el libro de Thoth, y su emblema es Baphomet, el Andrógino que es el jeroglífico de la perfección arcana... Él es, entonces, la Vida y el Amor. Su letra es ayin, el Ojo, así que es la Luz".

¿Pudo ser esta presentación un ritual para abrir una puerta de ascenso diabólico?

No obstante, hay quienes afirman que la temática romana que permeó el espectáculo, mezclándose con temática egipcia y posiblemente babilónica, obedece a un programa militar. El Superbowl es ciertamente la máxima expresión del llamado "pan y circo" que fue perfeccionado por los romanos. Más que de las escuelas de misterios, los motivos ancestrales del rirual provienen de los elitistas del Estado, con su pompa y circunstancia, su régimen y militarismo. Esto viene directo de los Templos de Júpiter y Juno en la Colina Vaticana, y el mensaje, significado y efecto deseado, es exactamente el mismo. "Paz Mundial", así es. Más como "Pax Romana".

Recordemos que la "Paz Romana", más que un estado de paz, es históricamente un periodo de control total del imperio romano, su esplendor militar. En el mensaje final de "Paz Mundial", También se puede visualizar  el Nuevo Orden Mundial, la agenda de la globalización que ha encabezado la ONU.

La última canción entonada fue "Like a Virgin". Una cita de Aleister Crowley dice: "María es simplemente Maia con la R solar en el vientre". Madonna es, por supuesto, el apelativo de la Virgen María, que a su vez es una de las personalidades de la Diosa Madre, la versión cristiana despojada de su sexualidad sagrada, pero que de cualquier forma lleva en su vientre al Sol (¿Cristo o Anticristo?); "Como una virgen", es decir, el simulacro de una virgen, la ilusión de la Virgen, de la Diosa Madre, Gaia-Sophia.

Algunas versiones de la filosofía gnóstica señalan que, esta creación es un duplicado, una especie de falsificación de la verdadera creación divina sustentada por el anima mundis de la Diosa (Gaia-Sofía-María-Isis-Ishtar).

Al final del espectáculo Madonna es succionada, cayendo simbólicamente al inframundo:

Su muerte es la última etapa de esta iniciación, un duplicado de la creación del mundo de Sofía en el mito gnóstico —ella tiene un aborto y se desangra en el suelo, su sangre alimenta la tierra. Este evento fue explícitamente descrito como una "caída" y un "aborto", simbolizando el estado incompleto de la creación. Y ahora es Cristo, en la escatología gnóstica, quien está a cargo de terminar su trabajo y recuperar el poder que le robaron a Sophia. Sophia como Alma-del-Mundo, se ha convertido en el yermo de Maia, diosa de un universo imperfecto e irreal, y debe de ser transformada en la fértil María.

Madonna se eleva como suprema hierofante del entretenimiento, de la industria del espectáculo, pero que coopera decididamente a promover signos ocultos, para quien los quiera ver y entender, y que revelan un programa de esoterismo oculto que irá en aumento como parte del plan obscuro para estos tiempos.

Luis E. López PADILLA