InicioTemáticasEsoterismoPetrus Romanus: Mucha Confusión

Petrus Romanus: Mucha Confusión

A principios del 2012 apareció en los Estados Unidos un libro intitulado "Petrus Romanus, The Final Pope is here", de los autores Thomas Horn – investigador y escritor - y Cris Putnam – teólogo de Liberty Baptist  Theological  Seminary y apologista - que en los meses posteriores se convirtió en un bestseller.

Cabe mencionar que los autores del libro profesan la fe cristiana Bautista – no son católicos - y sin embargo abordan esencialmente una profecía católica como la de San Malaquías respecto a los Papas que habrían de ocupar el trono de Pedro, comenzando desde el año 1143, y cuya lista eventualmente estaría a punto de concluir con el supuesto último Papa que sucedería al actual Benedicto XVI, y que está enmarcado bajo el misterioso "Petrus Romanus", y que no sería sino el mismísimo Profeta del Anticristo.

Haciendo una síntesis de lo que este libro afirma, tendríamos lo siguiente:

En la primera parte los autores abordan el estudio de la llamada profecía de los Papas de San Malaquías, apoyados en el estudio de un jesuita belga René Thibaut, y estableciendo que el siguiente Papa sería el Pedro Romano, o sea, el último de la lista, y expresando un sinnúmero de fundamentos de corte pagano y esotérico de que la llegada de este Pedro Romano sería para el recién finalizado año 2012, lo que obviamente no sucedió. O sea, según sus conclusiones "después de Benedicto XVI vendrá el último en la lista misteriosa de papas, una profecía que se ocultó en las bóvedas secretas del Vaticano y que muchos creen apunta a la llegada del falso profeta de la infamia del fin de los tiempos". Para estos autores la profecía de Malaquías apunta a que Pedro Romano sería el Falso Profeta que se une al Anticristo, y juntos formarían una Religión Mundial y un Gobierno Mundial que comenzaría la Gran Tribulación y la Gran Apostasía.

La segunda parte del libro pasa a exponer una historia notable sobre los Papas dentro de la Iglesia, mayormente apoyado en la erudición de un pastor evangélico, John MacArthur.

La tercera parte descubren los autores su verdadera cara al señalar a la Iglesia Católica como la heredera y depositaria de todo culto satánico y coludida con los grandes poderes mundialistas de la Alta Finanza internacional para establecer en el mundo un Nuevo Orden Mundial satánico. Y aquí es donde se embona con la cuarta parte del libro al pretender escudriñar y conjeturar sobre el próximo cónclave donde saldría nombrado el "Petrus Romanus", y que sería ni más ni menos que el Profeta del Anticristo del que se menciona en el Capítulo XIII del Apocalipsis como la Bestia de la Tierra.

Asimismo,  en algunos blogs que se crearon con motivo del libro, los autores claramente muestran una saña contra la Iglesia, contra la Santísima Virgen María – al afirmar por ejemplo que Bernardita Soubirous lo que vio en Lourdes fue al mismo demonio – y contra otros dogmas fundamentales de la Iglesia Católica.

Imprecisiones

Amén de lo anterior, el libro está lleno de un sinnúmero de imprecisiones que dan lugar a una gran confusión, no sólo para los mismos cristianos sino también para los católicos, al manosear y tergiversar apariciones marianas, sin explicar sus contenidos y conclusiones, como por ejemplo el Tercer Secreto de Fátima respecto al siguiente cónclave; o el reproducir en el libro el relato de la "entronización ritualista de Satanás," que en su tiempo hiciera el Padre Malachi Martin (visible en su libro The Windswept House, y traducido al español por Ediciones Planeta como El Último Papa) ocurrida dentro del Vaticano en el año 1963, lo que resulta contradictorio cuando a la Iglesia la han señalado como satánica desde su época fundacional. Asimismo, confundir a la Iglesia Católica tachándola simultáneamente de la Gran Ramera de la que habla el Capítulo XVII del Apocalipsis y de que el "Petrus Romanus" será el Falso Profeta del Anticristo.

Exo-Vaticana

Pero no contentos con lo anterior, estos autores están ahora por sacar a la luz pública un nuevo libro intitulado "Exo-Vaticana" y como subtítulo Petrus Romanus, Proyecto L.U.C.I.F.E.R., y el Sorprendente Plan del Vaticano para la Venida de un Salvador Alienígena, del que aún no podemos hacer una crítica o análisis puntual del mismo pues todavía no se ha publicado; pero los autores adelantan la temática en la que está envuelta su tesis que esencialmente pretende confirmar la existencia de la "vida extraterrestre" y avalada supuestamente por altos funcionarios del Vaticano, todo como parte de una estrategia para que eventualmente en el futuro cercano – ellos profetizan que en este 2013 – pueda haber una manifestación pública de estos seres y que estarán al servicio del último Papa, o sea el Profeta del Anticristo, es decir, "Petrus Romanus", y que descubrirá una nueva realidad teológica y espiritual que habrá de revolucionar no sólo la relación del hombre con Dios, sino evidenciar el engaño  de  parte de la Iglesia Católica por 2000 años al estar trabajando en secreto con inteligencia extraterrestre y haber preparado lo necesario para la llegada de un "alienígena salvador".

Confusión

Como el lector podrá deducir, todo lo anterior es una confusión espantosa que tiene algunos elementos de verdad pero otros son errores garrafales, tanto históricos como teológicos así como los relativos a la Fundación por parte de Jesucristo de su Única y Verdadera Iglesia, y del auténtico mensaje anunciado por la Santísima Virgen en sus apariciones auténticas;  y de lo que es realmente el Misterio del Mal en el mundo y en la Iglesia que Dios permite dentro de su infinita sapiencia y perfección, pues Él ha juzgado que sacar bien del mal es mucho mejor que no permitir la existencia de ningún mal, y esa es la razón última de por qué Dios aún cuando no quiere el mal ni desde luego es su autor ni creador - pues todo lo que ha hecho es bueno, bello y verdadero - más sin embargo permite la existencia del mal hasta el punto que lo exige, repito, Su infinita Sabiduría.

Ahora bien, para arrojar luz sobre toda esta locura profética que ha creado confusión, conviene recordar ciertos puntos fundamentales que se derivan de la propia Revelación cristiana contenida en el Evangelio, así como en el Magisterio de la Iglesia y completada también con la luz que la Santísima Virgen ha alumbrado con sus mensajes a la situación actual por la que transita el mundo y la Iglesia, y lo que falta aún por vivirse en este final de los tiempos:

Cristo fundó Su Única y Verdadera Iglesia en la persona de Pedro y se distingue por su Unidad, Santidad, Catolicidad y Apostolicidad, así también por el hecho de que es una sociedad visible, perpetua, infalible e inmutable. Y esto a pesar del pecado de los hombres que afea a la Santidad de la Iglesia, pero que no mengua en nada la divinidad de la que  está impregnada por Su Divino Fundador. Por eso decimos que la Iglesia es Divina y Humana.

Que Jesucristo prometió que "las puertas del infierno no prevalecerían sobre ella" (Mt 16, 13–18); sin embargo, esto no quería decir que la Iglesia no estuviera exenta de grandes menoscabos, enfrentamientos, incluso derrotas en diversas batallas, hasta el extremo de que la misma Iglesia se obscurezca y parezca en un tiempo que ha muerto. Es decir, que estará asechada constantemente por Satanás, a través de persecuciones, herejías, cismas e incluso "del humo del infierno penetrando dentro de la misma Iglesia", como sucede hoy en día y lo dijera expresamente Paulo VI en 1972.

Que la Profecía de los Papas de San Malaquías es una revelación privada, que no forma parte del contenido de la Revelación pública y oficial de la Iglesia,  y que contiene una lista de 111 lemas papales desde Celestino II en 1143 hasta el actual, Benedicto XVI, que le correspondió la divisa o lema Gloria Olivae, es decir, la Gloria del Olivo. Y concluye la profecía con una alusión a un Pedro Romano o "Petrus Romanus" que "en medio de una persecución extrema a la Iglesia Católica apacentará a las ovejas hasta que la ciudad de las 7 colinas (Roma) sea destruida por el justo Juez", dice la profecía de San Malaquías.

No queda claro, según esta profecía, si al término de este pontificado pudieran venir uno o dos papas más salidos de la Iglesia que está asentada en Roma, pues hay quienes han interpretado que esta alusión a "Petrus Romanus" se refiere simbólicamente a los últimos Papas de la Iglesia que tiene su asiento en Roma en medio de "persecuciones extremas", pues el que la Iglesia esté actualmente en Roma es un "accidente histórico". En otras palabras, no era esencial que la Iglesia debiera estar en Roma – y lo ha estado así por más de 1,650 años - y todo indica que en el futuro la Iglesia ya no tendrá su sede en la Ciudad de Roma, por lo que vendrían a ocupar la sede de la Iglesia Papas NO Romanos, no en el sentido de que no fueran italianos, como fue Juan Pablo II que era polaco, sino que la sede de la Iglesia ya no estaría en Roma. De ahí a que Pedro Romano simbolice al Papa o los Papas últimos que salen elegidos de la Iglesia romana, eso sí, en medio de las últimas persecuciones a la Iglesia Romana.

Según la propia Revelación cristiana tal y como se desprende del mismo Apocalipsis, así como de algunos mensajes marianos y revelaciones de místicos y santos, estamos ante la inminencia de un gran cisma que habrá de pasar la Iglesia Católica y en el que habrá un enfrentamiento entre dos Papas que estarán ambos en la Ciudad de Roma.

Y de este cisma se colige que uno de los dos será auténtico y cabeza de la Iglesia Verdadera, Católica, Apostólica; y que el otro Papa será un impostor o falso o espurio y que pretenderá hacer cabeza de la Iglesia, y de hecho lo será pero de una iglesia que aunque se proclame como la verdadera y católica, en realidad será falsa. Dicho en otras palabras, el enfrentamiento de la Iglesia Verdadera frente a una iglesia falsa; la Iglesia Verdadera que tiene a María como madre y cuyo centro es la Eucaristía, y la falsa que no tiene a María como madre y que no tiene en el centro a la Eucaristía. Pero "ambos Papas" reinando desde Roma.

Sobra decir que aquí surge la confusión del libro Petrus Romanus, al querer calificar a la Iglesia Católica como la Gran Ramera y al Papa como al Falso Profeta del Anticristo, pero esto no es exacto ni preciso. Lo que sí es viable, y el propio apocalipsis lo confirma, es que una parte de la Iglesia Católica se desvirtúa, se carnaliza, se mundaniza y se rinda a los poderes de este mundo – como de hecho ocurre ya hoy - y esta iglesia que sólo tendrá de católica y verdadera más que el nombre, también tendrá su propio "Papa", y este sí será un falso papa para los católicos, pues pretenderá usurpar el trono de Pedro frente al verdadero Papa. Afirmar esto no es ninguna herejía, sino resultado del Misterio del Mal en la Iglesia.

Este Falso Papa impostor va a constituirse en un instrumento de Satanás por cuanto a la división que va a suscitar dentro de la Iglesia, y al hecho de que una gran mayoría de católicos irán tras de él y lo seguirán por la doctrina "light" que va a imponer en su mal denominada "iglesia católica Romana". O sea, va a darle un golpe cuasi mortal a la Verdadera Iglesia Católica, dejando listo el escenario, años más tarde, a la posterior aparición del Anticristo. "Roma perderá la fe y se convertirá en la sede del Anticristo", dijo la Virgen de la Salette. (No se debe descartar asimismo, que este "falso papa" Obispo de Roma pudiera ser el obispo del que se refirió Ntra. Sra. de la Salette, cuando en 1846 dijo que "nacería el Anticristo de una religiosa hebrea, de una falsa virgen que tendría  comunicación con la antigua serpiente, maestra de impureza; y que su padre sería obispo"; pero este es otro tema de análisis).

Es preciso asimismo aclarar, que el Anticristo no será un líder religioso sino político, de hecho de sangre judía y que los judíos eventualmente aceptarán como su mesías esperado. Y este Anticristo vendrá acompañado de un profeta que el Apocalipsis denomina como la "Bestia de la Tierra" o el llamado Falso Profeta. Pero este no será ningún Papa católico, pues la función de este falso profeta del Anticristo es mucho más universal y no circunscrito al solo ámbito católico. Será como una especie de Gurú o Avatar de corte orientalista, religioso, ascético y ambientalista, que encabezará una Iglesia Universal que aglutine a TODOS: Judíos, Mahometanos, Cristianos, Católicos, Libre Pensadores; Budistas, Hinduistas, Taoístas, etc.

Y respecto al tema que los autores adelantan de su libro Exo-Vaticana, invito al lector a leer el libro de su servidor: El Retorno, donde abordo una temática que cada vez más y más es abordada por autores europeos y americanos sobre el origen de la humanidad y una posible manipulación de la creación divina en el ADN del hombre del paraíso, a partir de una distorsionada interpretación del Capítulo VI del Génesis que hace alusión al tiempo aquél en "los hijos de Dios se unieron con las hijas de los hombres y de las cuales nacieron los héroes famosos de antiguo, tiempo en el que había gigantes sobre la Tierra". Me parece que es un tema que está tomando cada vez más investigación y que pretende ligarse al llamado "fenómeno extraterrestre", sin prejuzgar por ahora la naturaleza de estos supuestos seres, a quien muchos quieren asociar con los demonios o ángeles caídos, lo cual no es del todo preciso, en mi personal opinión.

Y también invito al lector a que lea el libro de su servidor: Las Puertas del Infierno contra la Iglesia, para entender en su justa dimensión y objetividad lo que muy pronto habrá de enfrentar la Iglesia Católica, y de la cual la Santísima Virgen nos ha advertido hace mucho tiempo y la necesaria preparación espiritual que exige este gran momento dolorosísimo  que está por transitar la Iglesia fundada por Cristo.

Luis Eduardo López Padilla

28 de Enero del 2013