InicioTemáticasEspiritualidadPurísima del Pozo, ven en mi auxilio, quédate conmigo y protégeme

Purísima del Pozo, ven en mi auxilio, quédate conmigo y protégeme

Cada año por inspiración del cielo, la Misión Nuestra Señora del Pozo escoge un lema para celebrar el aniversario de la aparición de la Virgen del Rosario en el 1953 en la isla de Puerto Rico. Los devotos, de todas partes del mundo, conmemoramos los 33 días de esta visita transcendental con un mismo lema que trae en sí mismo un propósito y el cual siempre ha ido de acuerdo a los tiempos que está viviendo la humanidad.

Para este 57 aniversario (la aparición ocurrió en 1953, durante 33 días, del 23 de abril al 25 de mayo) el lema escogido ha sido: "Purísima del Pozo, ven en mi auxilio, quédate conmigo y protégeme". Un lema sumamente especial, por la connotación que tiene. Explicamos.

Primero, el lema forma parte de una oración, la "Súplica de Protección a la Purísima del Pozo", la cual tiene una importancia más que crucial para nuestra seguridad física y hasta espiritual. Esta oración, que desde el 2008 se está difundiendo a través de la Misión Nuestra Señora del Pozo, está dirigida a la Poderosa Purísima del Pozo. Casi todas las  palabras contenidas en esta oración están contenidas en el sexto mensaje, pero dichas en primera persona (en la de la Virgen); cuando se reza está en tercera persona (en el de la persona que lo hace); de ahí la fuerza que tiene.

Segundo, al estar el lema contenido dentro de la "Súplica de Protección a la Purísima del Pozo", el mismo se convierte en una jaculatoria, y una de mucho poder que puede ser dicha que cualquier momento y bajo cualquier circunstancia. "Purísima del Pozo, ven en mi auxilio, quédate conmigo y protégeme". Se invita a  decirla constantemente. Por ejemplo,  enseñar a nuestros niños a rezarla en la mañana cuando se levantan y en la noche cuando se acuestan.

Tercero, el lema es una gran petición del auxilio de la Santísima Virgen. Su auxilio es sumamente importante para cada uno de nosotros. Primero a nivel personal; si las tentaciones, las luchas y las pruebas nos traen grandes incertidumbres, entonces digamos "Purísima del Pozo, ven en mi auxilio, quédate conmigo y protégeme". Por otro lado, a nivel social, cuando vemos como día a día, en todas partes del mundo la tierra se convierte en un lugar difícil y peligroso para la vida, pues bien, volvamos a decir  desde lo más profundo del corazón y llenos de fe: "Purísima del Pozo, ven en mi auxilio, quédate conmigo y protégeme"... Hagámoslo no sólo por este 57 aniversario sino por siempre.

En el fragmento del sexto mensaje dejado por la Virgen del Rosario del Pozo y revelado en el 2008, la Santísima Virgen advierte sobre una serie de sucesos que pueden pasar a la humanidad fruto de nuestro adormecimiento, desobediencia y de sumergirnos cada vez más en el mundo del placer, en el materialismo, en los vicios y en las comodidades. Ella nos dice cómo la naturaleza comenzará a actuar con furia... lamentablemente han comenzado a cumplirse muchas de sus profecías; vemos, por ejemplo, cómo desde principio de este año comenzó la tierra a estremecerse con grandes terremotos, en Haití, Chile y China, por ejemplo.

Sin embargo, en este mismo mensaje la Purísima del Pozo da su promesa de protección cuando dice:

"Yo les ofrezco las siete estrellas de luz como refugio y les cobijaré debajo de mi manto. Prometo, que si hicieras todo lo pedido por mi Hijo Jesús y lo señalado en mis mensajes, te protegeré del maligno y de todos los males".

Luego es, aún más específica:

"...Cuando el viento sople con furia, allí estaré contigo para protegerte; cuando las aguas suban rugientes, allí estaré contigo para protegerte; cuando el fuego se inflame y sea implacable, allí estaré contigo para protegerte; cuando la tierra se estremezca violentamente, allí estaré contigo para protegerte".

Todas estas promesas de protección nos invitan a fortalecer nuestra fe y a confiar profundamente en la protección maternal de María Santísima. La Iglesia nos fundamenta esta protección maternal de la siguiente manera:

"Esta maternidad de María perdura sin cesar en la economía de la gracia, desde el consentimiento que dio fielmente en la Anunciación, y que mantuvo sin vacilar al pie de la cruz, hasta la realización plena y definitiva de todos los escogidos. En efecto, con su asunción a los cielos, no abandonó su misión salvadora, sino que continúa procurándonos con su múltiple intercesión los dones de la salvación eterna [...] Por eso la Santísima Virgen es invocada en la Iglesia con los títulos de Abogada, Auxiliadora, Socorro, Mediadora" (LG 62).

Esta protección que ha sido evidenciada, a través de todos estos siglos de historia y devoción no puede quedarse atrás en estos tiempos donde más lo estamos necesitando, nosotros sus hijos que peregrinamos en este valle de lágrimas.

La Purísima del Pozo, corona sus promesas con una más, Ella nos dice: "...Ustedes, los que habitan en mi broche, recibirán mi escudo protector."

En su cuarto mensaje la Virgen del Pozo dice:

"Hijos míos, si hicieran todo esto que les recomiendo, entonces habrán aceptado mi invitación a ser apóstoles de los tiempos; así serán partícipes de mi broche, de la nueva estirpe."

El broche de la Virgen del Rosario del Pozo representa su pequeño reinando, formado por hombres y mujeres que decidiendo poner a Dios como prioridad de vida, vivan las enseñanzas de nuestro Señor Jesucristo. Además de esto todos, los que habitan en su broche son aquellos que la tienen como Reina y Madre de sus corazones, que la aman con fe y devoción, y que siguiendo sus mensajes procuran tener una conversión real y sincera.

Así pues que como habitantes del Broche de la Virgen Santísima, podremos confiar en su segura protección ante cualquier mal espiritual o físico que nos aceche. Por eso, en este aniversario, pidámosle confiados a la Purísima del Pozo, que nos dé la gracia para que con valentía respondamos a su llamado y seamos así habitantes de su broche, teniendo así la protección prometida por Ella.

¡Las profecías comienzan a cumplirse! Por eso tenemos, como sus hijos y fieles devotos la responsabilidad en este momento crucial de la historia de hacer algo por el futuro de la humanidad.  Todos juntos debemos elevar una gran súplica al cielo pidiendo protección; mientras más seamos los que supliquemos, mayor será la Misericordia Divina.

Ante los desastres y calamidades, crímenes y violencias, vicios y crisis económicas que están trayendo desolación, acudimos al auxilio y protección que la Purísima del Pozo nos ofrece. Para que llegue su protección y amparo sobre ti, tu familia y nuestro pueblo, le invitamos a que escriba aquí su petición con mucha fe y devoción, pues serán presentadas a los pies de la Virgen el domingo 23 de mayo en la gran celebración que tendrá lugar en Sabana Grande, Puerto Rico.

"Purísima del Pozo, ven en mi auxilio, quédate conmigo y protégeme"