InicioTemáticasNuevo Orden Mundial¿En Verdad un Microchip Obligatorio en USA para 2013?

¿En Verdad un Microchip Obligatorio en USA para 2013?

En los últimos cuatro meses ha venido circulando insistentemente por la red una noticia que supuestamente confirma que a partir del próximo año 2013, para el mes de abril, se habrá de implantar obligatoriamente un chip  -  en la mano o en la frente - para todos los ciudadanos americanos con objeto de regularizar los servicios de salud pública.

Inmediatamente, se ha especulado una y otra vez que esta acción será la concreción de lo anunciado en el libro del Apocalipsis tocante a la marca de la Bestia cuyo número es 666, y que "se hizo poner a todos los habitantes de la tierra en la mano derecha o en la frente, y todo aquél que no la tenga no podrá comprar ni vender" (Cap. XIII,16).

Para este servidor la supuesta noticia me causaba más dudas que certezas, pues independientemente de que fuera cierta esa noticia – que ponía, repito, totalmente en duda pues sería una acción totalmente impopular y políticamente incorrecta en vistas de las próximas elecciones presidenciales en noviembre de este año – la afirmación de que se trataba de la famosa marca de la Bestia que anuncia el Capítulo XIII del Apocalipsis era totalmente equivocada, pues no están dados los supuestos para ese evento, y esto por un sinnúmero de razones. Esta profecía bíblica no parece que tenga lugar no antes de al menos 10 años.

Y efectivamente la mentada noticia es falsa e imprecisa. No existe ninguna ley vigente en los Estados Unidos que obligue a imponerse ningún chip en el cuerpo. Los hechos  nacen de un reporte que cita una versión temprana de la propuesta de ley llamada HR3200.

En primer lugar, esta propuesta nunca llegó a ser aprobada en el Congreso de los Estados Unidos. Por lo tanto, cualquiera clausula de la HR3200 que se cite es irrelevante ya que no tiene ninguna validez.

En segundo lugar, en esta versión de la propuesta de ley no dice específicamente que los ciudadanos deben recibir el implante de un microchip. La propuesta hablaba de crear un registro que le permitiría al Departamento de Salud y Servicios Humanos acumular datos acerca de dispositivos médicos utilizados en un paciente (incluyendo aparatos que fueran implantados con el consentimiento del paciente en una cirugía, tales como los "marcapasos") para propósitos que incluyen seguir la efectividad de tales dispositivos y facilitar la distribución de notas de retiro del fabricante.

Pero el caso es que la HR3200 no fue aprobada. La reforma de salud que firmó el Presidente en Marzo del 2010, popularmente llamada Obamacare, es la HR3590. En las páginas de dicha ley no existe ninguna estipulación que indique que los estadounidenses deban recibir el implante de algún aparato electrónico o microchip.

Asimismo, en esta  nueva ley se habla en muchas de sus páginas  del Medicare y del CHIP. Es importante notar que CHIP en estas páginas es simplemente una abreviación, que se refiere a un programa dentro del plan de salud llamado Children's Health Insurance Program.

Por otro lado,  una de las típicas características de la sociedad moderna en los últimos años ha sido el avance extraordinario en materia de tecnología, tanto en comunicación como en el proceso de control e identificación de las personas. Para la eficacia de un Gobierno Mundial es necesario, entre otras cosas, servirse de una tecnología capaz de controlar no sólo a las naciones en su conjunto, sino a todos los hombres en lo individual. Lo que hasta hace poco parecía ciencia ficción, hoy es una realidad que ha probado que en unos pocos años estaremos sujetos al control total y seguimiento individual, siendo rastreados cada uno de nuestros actos y movimientos, conocidas todas nuestras características, tanto de salud física como de nuestra condición de ciudadanos, lo que hacemos, lo que compramos, lo que vendemos, lo que consumimos, lo que tenemos, lo que debemos, de tal forma que será el fin total de nuestra intimidad y privacidad al servicio de un Nuevo Orden Mundial y del poder que hará efectivo el control de toda persona en el planeta.

Así es entonces  que en algún momento histórico ya cercano y por las circunstancias político, económico y religiosas, se va a implementar una especie de boicot económico que asegure que el Gobierno Mundial en turno (eventualmente encabezado por el último y personal Anticristo) obligue a todos los habitantes de la Tierra a "marcarse" una "señal biotecnológica" en la mano derecha o en la frente y que va a suponer una adhesión total y sin límite a ese Gobierno Mundial, y en su caso a la persona del Anticristo. De tal manera que el que no tenga esa marca no podrá realizar ninguna transacción económica de ningún tipo. O sea, ni podrá comprar nada, ni podrá vender nada u ofertar ningún tipo de servicio que implique transacción económica. Estará fuera completamente de cualquier negocio, transacción, contrato, compraventa, convenio u lo que sea de la vida en sociedad. Una forma eficaz de asegurar que todo hombre se someta a las exigencias de ese Nuevo Orden Mundial.

Ahora bien, ¿en qué consiste esa marca? Con certeza no lo sabemos ahora. En la época del Imperio Romano, bajo el Emperador Diocleciano existía la téssera que era como una señal en el brazo que permitía acceder a ciertos servicios y bienes del Imperio y su sometimiento y culto al César. Algo similar ocurrió a partir de la división de la Iglesia con el cisma en Inglaterra, para asegurar la adhesión religiosa a la Reina como cabeza de la Iglesia Anglicana.

Hace unos años se decía que el llamado código de barras era la marca de la Bestia anunciada en el Apocalipsis; sin embargo, este sistema electrónico es un facilitador para el comercio identificando fácilmente de manera única y global el producto. Ahora se ha puesto de moda el famoso chip o microchip, 5 a 7 mm de largo y 0.75 mm de ancho, similar al tamaño de un grano de arroz. Puede contener hasta 34 billones de combinaciones únicas de códigos de identificación individual teniendo la capacidad más que suficiente para asignarle un código único a cada ser humano en el planeta hoy en día, y que se ha determinado que usando 3 entradas de 6 dígitos cada uno (666), podría darse a cada habitante del planeta un número de seguro social internacional distinto.

Este microchip se utilizaría en todas las formas posibles en las cuales usamos hoy las tarjetas plásticas de crédito, y de hecho reemplazaría a todas las tarjetas de identificación: documento de identificación o cédula de identidad, pasaporte, licencia de conducir, tarjeta para votar o credencial de elector. Nadie podría retirar dinero del banco sin este chip, o recibir beneficios del gobierno, o comprar, o vender sin este chip. El chip también incluiría datos de su historia familiar, dirección, ocupación, registro delictivo, información de impuestos, etc.

Este diminuto instrumento contiene un transponder (radio o transmisor-receptor de radar activo para la transmisión por recepción de una señal predeterminada, es decir (<El tran (smitter) + (re) sponder>). Y una batería de lithium recargable. Esto no sólo actúa como una cartera electrónica, sino además como un dispositivo que sirve para vigilar los pormenores de cada ser humano. Los microchips constantemente enviarán una señal única a lo largo del día, durante todos los días, señal que identificará a cada persona así como su paradero particular. Esta señal será recogida por una combinación de antenas basadas en tierra – como las antenas que se construyen para la red telefónica celular – y por satélites estacionados en órbita baja, para que se pueda rastrear a cualquier persona dentro de un radio menor a 1 metro en cualquier parte del mundo. No existirá manera alguna de que una persona pueda esconderse de las autoridades una vez que este microchip sea instalado.

Desde hace unos 10 años en México se ha empezado a comercializar el Verichip, un microchip con información individual a prueba de robos y falsificaciones para ser insertado bajo la piel. De 1.2 cm de largo y 2 mm de diámetro, el dispositivo electrónico se implanta con una jeringa de catéter, capaz de almacenar 128 bits o caracteres de información para múltiples aplicaciones, y tiene un costo de 200 dólares.

El Verichip puede ser adquirido a través de organizaciones de salud, de seguridad o de finanzas, según informes de la empresa mexicana Solusat. El dispositivo permitirá, por ejemplo, a los hospitales que cuentan con servicio de ambulancias almacenar información médica como el tipo de sangre, alergias y la presión arterial de un individuo. Basta el uso del escáner que funciona de manera similar a los lectores láser de las tiendas de autoservicio, para obtener de manera inmediata, en caso de emergencia, la información necesaria para evaluar el cuadro clínico, que de otra manera tardaría de dos a tres horas. Se ha dicho que sólo la institución que contrate los servicios de Solusat podrá tener acceso a la información confidencial de cada chip. También el Verichip puede ser utilizado como dispositivo antisecuestro, sistema de seguridad en las empresas o para brindar información financiera de sus portadores, así como al control vehicular, sistema de seguridad de aeropuertos y transporte público federal. El dispositivo ya fue aprobado por la Food & Drug Administration (FDA), tras comprobarse que no causa daños al organismo ni provoca efectos secundarios.

Precisamente  con motivo de los ataques a las Torres Gemelas, y a la vista de tanto personal fallecido del Departamento de bomberos de Nueva York, se ha presentado la imperiosa necesidad de utilizar este tipo de tecnología para identificar inmediatamente a los muertos, sobre todo cuando éstos son irreconocibles en desastres, cosa por desgracia muy frecuente. Sin embargo, el concepto más innovador son los chips Personal Located Device (PLD) que permitirán localizar a personas secuestradas, ya que utiliza el GPS que emplea 24 satélites, los cuales barren todo el planeta. Este se usará para personas secuestradas y personas que por alguna enfermedad puedan perderse y no ser localizadas.

De hecho, la Federación Canófila Mexicana presta ya desde hace algunos años este servicio. El chip puede ser leído por un escáner y el código que identifica al dueño y al animal doméstico aparecerá en una archivo en una computadora, junto con las vacunas que ha recibido el animal. La compañía se jacta que el sistema puede rastrear más de un billón de animales domésticos a través de satélites y torres celulares.

En conclusión: la noticia que se difunde por internet del chip  obligatorio a partir de abril del 2013  para los servicios de salud pública para los estadounidenses es falsa. Asimismo, que antes de difundir noticias asegurarse que son ciertas, pues por internet corre de todo, verdades, mentiras,  distorsiones, falsedades, calumnias, y no se puede creer todo lo que se manda. Pero también es cierto es que cuando "el río hace ruido, agua lleva", y cada vez están más cercanas a su cumplimiento las profecías  bíblicas que hasta hace unos años no se entendían. Recuerdo las palabras de León Blois, escritor francés del S.XIX, en su libro La que Llora (sobre Ntra Sra de La Salette) "Cuando quiero conocer las últimas noticias, leo el Apocalipsis". Por tanto, ciertamente  el Gobierno de Obama no es el del Anticristo, pero sí le está haciendo la cama de muchas formas, como otros muchos gobiernos actuales. Por último, que sea el chip la marca que anuncia el apocalipsis o no, es irrelevante. En todo caso será un tipo de dispositivo bio-tecnológico...el que sea. Pero lo más importante, es prepararse física, espiritual y emocionalmente para lo que está por venir, o sea, su ser trino: cuerpo, alma y entendimiento, si no quiere perder la fe en el camino, y con ello, su salvación eterna.

LUIS EDUARDO LÓPEZ PADILLA

30 DE MAYO DEL 2012