InicioTemáticasNuevo Orden MundialEl Anticristo en Acción

El Anticristo en Acción

La Suprema Corte de Justicia en México determinó el pasado 19 de junio que es inconstitucional y discriminatorio considerar al matrimonio sólo como la unión entre el hombre y la mujer. "Las parejas homosexuales se encuentran en una situación equivalente a las parejas heterosexuales, de tal manera que es totalmente injustificada su exclusión del matrimonio".

Con esta frase la Suprema Corte de Justicia finiquita una polémica que se viene arrastrando en el país desde que el matrimonio homosexual se legalizó en la capital del país en 2009. De esta forma, el matrimonio homosexual en México virtualmente se convierte en legal aunque por el momento no esté avalado por ninguna norma específica. La finalidad del matrimonio, determinó ahora la Corte, es la "protección de la familia como realidad social", y no la procreación, como establecen los conjuntos normativos de varios entidades.

Y con argumentos muy análogos que hace sospechar que se han inspirado en las mismas fuentes y lobby, la Corte Suprema de los Estados Unidos ha determinado por 5 votos a 4 reconocer los matrimonios entre personas del mismo sexo, obligatorio en todos los estados norteamericanos, incluido Puerto Rico.

El Amor Gana

El presidente Barack Obama, en una conferencia de prensa ofrecida nada más conocerse la noticia, dijo: "Hoy podemos decir que Estados Unidos es una nación un poco más perfecta". "Sobre todas las diferencias, somos todos iguales (...) No importan tus antecedentes, ni cómo comenzaste, como tampoco importa cómo y a quién amas", añadió. "El amor es el amor". "Estados Unidos es un país que puede escribir su futuro".

Además, reconoció la lucha de "incontables héroes anónimos" que hicieron la medida posible, subrayando que "gente ordinaria puede lograr cosas extraordinarias".

Ya antes de la conferencia de prensa había aplaudido la decisión en su cuenta de la red social Twitter:

"Hoy dimos un gran paso en el camino hacia la igualdad. Las parejas gay y lesbianas tienen derecho a casarse, como cualquier otra persona #ElAmorGana”.

Nueva Antropología

Todo este nuevo paradigma del Amor (que desde luego es una aberración a la esencia misma del Amor, cuya fuente es Dios mismo: pues “Dios es Amor” I Jn. 4, 8) tiene sus raíces bien identificadas que bien vale la pena recordar.

Uno de los mejores exponentes de esta nueva antropología que se desarrolló en las entrañas mismas de la ONU es Michel Schooyans, quien es doctor en Filosofía y Teología y profesor emérito de la prestigiosa Universidad de Lovaina; miembro de la Academia Pontificia de Ciencias Sociales en Roma; del Real Instituto de Relaciones Internacionales en Bruselas y del Instituto de Demografía Política en París, así como del Population Research Institute (Instituto de Investigación de la Población) en Washington. Tiene dos obras recomendadas ampliamente: El Evangelio frente al Desorden Mundial y La Cara Oculta de la ONU.

En estos libros el autor va perfilando con claridad y fundamento todo lo que ha venido delineándose en los últimos tiempos como trabajo fundamental de la ONU, donde en documentos recientes los temas de la globalización y la mundialización han tomado cartas de naturalización.

Con una mentalidad sincretista fueron surgiendo unos nuevos derechos humanos que fueron legitimándose paulatinamente con la sola fuerza del consenso y que ahora tienen vigencia jurídica para reformular un nuevo paradigma sobre el hombre, la familia, el matrimonio y sus fines, y que sin duda alguna es una expresión palpable de la acción del Anticristo. Estos derechos, propuestos por la ONU, ya han minado la soberanía de los Estados, pues estos se han vuelto vulnerables al contradecir la más elemental formulación de la Ley y el Derecho Natural inscrito en la conciencia de todos los hombres que pueblan esta tierra.

En efecto, el consenso, entendido como “el acto por el cual alguien da a una decisión, cuya iniciativa tuvo otra persona, la adhesión personal necesaria para pasar a la ejecución”, (Michel Schooyans. La Cara..., ob cit. p. 23) fue la nueva forma para legalizar los principios dentro de la ONU. Los nuevos derechos humanos son fruto de decisiones voluntarias a los cuales uno se va adhiriendo, violentando de esta forma los orígenes de la ONU expresados en la Declaración de los Derechos Humanos del año de 1948, y que estaban basados mayormente en la dignidad intrínseca de cada ser humano, de la que surgían derechos a la vida, a la libertad, a la propiedad, a la libre expresión, a asociarse, a fundar una familia. Pero ya no es así; ahora, por medio de la ley y la jurisprudencia, se han reexpresado estos nuevos derechos del hombre, pero ya no como valores objetivos, sino para satisfacer las pasiones del hombre.

Origen

Del 5 al 10 de junio del 2000 se llevó a cabo en Nueva York la Conferencia de la ONU para celebrar el 5° aniversario de la Conferencia de Pekín. En dicha conferencia se trataba de hacer un balance sobre el plan de acción definido en 1995. Ante la presencia de más de 8,000 participantes representando a 180 países y más de 2,000 Organizaciones No Gubernamentales (ONG’S), se definieron estos nuevos derechos humanos que se reagrupan alrededor de los derechos sexuales:

Perspectiva de género: la diferencia de función entre hombre y mujer ya no es natural, sino cultural.

Orientación sexual: cada quien es libre de elegir su sexo o de cambiarlo; uniones homosexuales con derecho a adopción.

Múltiples “modelos” de “familias: familia natural, monogámica y heterosexual; “familias” monoparentales, uniones de personas del mismo sexo. Derecho de repudio al cónyuge o pareja.

Servicios de salud para las mujeres: entendiendo por ello el acceso legalizado y fácil a la anticoncepción en todas sus formas y al aborto.

Educación sexual obligatoria de los adolescentes con la perspectiva del género y de la orientación sexual: es decir, para los adolescentes, la libertad sexual ajena al control de los padres. Esta rúbrica comprende el acceso fácil y discreto a la anticoncepción y al aborto, así como a dispensarios o clínicas ad hoc en las escuelas. Incluso algunos llegan a proclamar la mayoría de edad sexual a partir de los 10 años.

Derecho de los “trabajadores sexuales”: ello impulsa el derecho a trabajar en la prostitución.

Como se puede comprobar, estos nuevos derechos humanos propagados por la ONU, y mayormente por los representantes de los países ricos, como Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea, nos evidencian una distorsión completa de lo que es la naturaleza humana y una negación de lo que es el derecho y la ley natural. Además, por si lo anterior no fuera suficiente, estos mismos derechos sexuales son apoyados ruidosamente, y con una violencia verbal aterradora, por diversas ONGs feministas y radicales, como las autodenominadas Catholic for Free Choice (Católicas a favor de la libre elección), y con mayor apoyo por todo el gremio LGBT.

La Ideología del Género

Parte fundamental del problema de esta mentalidad de establecer los nuevos derechos humanos surge del concepto de género.

Es gracias a Malthus (1766 – 1834), Marx (1818 – 1883) y Lenin (1870 – 1924) donde encontramos los orígenes de esta ideología del género.

En efecto, Malthus es el principal teórico de la seguridad alimentaria. De acuerdo con su tesis, entre el crecimiento aritmético de los recursos alimenticios y el crecimiento geométrico de la población, la brecha se agranda fatalmente. Se puede prever la miseria, y con ella, el espectro de la hambruna. Dice Malthus que hay que dejar que actúen por si mismos los frenos gracias a los cuales son eliminados aquellos que, menos dotados, son pobres. Así, Malthus contribuye a consolidar la visión esencialmente utilitarista del hombre. El pobre es el vencido en la libre competencia y está de más porque no produce, y a pesar de ello, pretende consumir.

En esta herencia malthusiana, se establece que hay que hacer una selección artificial para poder ejercer, como derecho, el dominio sobre la propia transmisión de la vida, y de aquí surgen todos los proyectos contra la vida apoyados y financiados por la ONU, particularmente por el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional.

La ideología del género fundada en las ideas maltusianas recibe gran influencia de Marx y de Engels. Para estos autores, la opresión de la mujer es por excelencia la expresión de la lucha de clases en su forma original (Las tesis de Engels, el origen de la familia, de la propiedad privada y del Estado. Citado por Michel Schooyans. El Evangelio...,. ob. cit. p. 36).

Decía Engels que la primera oposición de clases que se manifiesta en la historia, coincide con el desarrollo del antagonismo entre el hombre y la mujer en la unión conyugal. Marx y Engels afirmaban que el comunismo habría de remediar esta situación. La mujer y el hombre serían iguales en el sentido de que ambos tendrían el mismo status de trabajadores en la sociedad, y estarían en función de ésta. Así, el comunismo permitiría que la mujer trabajara en la industria, haciendo desaparecer el matrimonio monogámico y destruyendo a la familia tradicional, fomentando el amor libre y predicando la igualdad del hombre y la mujer hasta el grado de considerarlos intercambiables. Así entonces, la ideología del género conduce finalmente a la desaparición de la familia, que ya no es motivo de complementariedad, sino de oposición. Así se concluye fácilmente, apoyado por una corriente feminista muy activa, que las diferencias entre los géneros ya no son naturales, sino que aparecen a lo largo de la historia y son construidas por la sociedad: es decir, son culturales.

La ideología del género combina temas que provienen de la ideología socialista en su forma marxista y de la ideología liberal en su forma malthusiana. Por tanto, el cuerpo no es sino un instrumento para todo tipo de placeres: heterosexual, bisexual, transexual, homosexual –sin olvidar el placer solitario–, la anticoncepción, el aborto.

La sociedad entonces, según la ONU, se reinventó bajo la ideología del género, aboliendo el papel que en el pasado se atribuía al hombre y a la mujer. Es un proyecto de subversión cultural. No solamente se agregan nuevos derechos, y en especial derechos de la mujer, sino que se pretende interpretar a la sociedad de forma distinta, bajo un nuevo paradigma. Toda esta enseñanza del género fue bien recibida en las asambleas internacionales del Cairo, Beijing y Nueva York. La Unión Europea también ha apoyado todo este consenso. El concepto de la familia se ha visto privado de su sentido tradicional y desde entonces este término se usa indistintamente para designar uniones heterosexuales, homosexuales, y aún situaciones monoparentales, etc.

El Anticristo en Acción

Las consecuencias de esta reformulación paradigmática sobre la familia y todo lo que le da origen y consecuencia tendrán efectos catastróficos para toda la sociedad, tanto en el orden natural como en el espiritual. No es difícil advertir que en el futuro cercano surjan violentos movimientos sociales en aras a la “intolerancia religiosa” y la no discriminación de género en la medida que empresas, centros de trabajo o iglesias, etc. no admitan la homologación completa de que los tribunales ahora han reconocido como matrimonio.

Hay quienes esperan la manifestación del Anticristo en un futuro cercano; incluso se aventuran a nombrar candidatos. Pero la realidad es que la filosofía del Anticristo ya está inoculada desde hace muchos años no sólo en el mundo sino también, desafortunadamente, en la misma Iglesia.

La ideología feminista y de género; la cultura anti-vida que promueve mundialmente el aborto y el uso de pastillas anticonceptivas; el humanismo exacerbado sin referencia a lo sobrenatural; la globalización y mundialización que socava los fundamentos naturales de los principios de la solidaridad y subsidiariedad de los organismos intermedios y del estado mismo de derecho; la nula promoción del Bien Común como conjunto organizado de condiciones sociales gracias a las cuales el hombre pueda alcanzar su fin natural y sobrenatural; el libertinaje sexual y la distorsión del amor; la negación y olvido de las verdades eternas y del mundo sobrenatural; el sincretismo religioso; la confusión doctrinal en el tema de la familia, los divorciados vueltos a casar y las uniones homosexuales; la promoción del esoterismo que distorsiona y suplanta el misticismo de Dios; la promoción del Yo egoísta y sutil en todas sus expresiones. Todas estas son algunas de las manifestaciones que conllevan la filosofía del Anticristo, que como se ha dicho, están ya implementadas y arraigadas en el hombre, la sociedad, el estado y la Iglesia. Sólo falta, y ya es lo de menos, que sean encabezadas y dirigidas por un ser de alto nivel de lo obscuro, pues lo grave ahora es que toda esta filosofía anticristiana está llevando a las almas por el ancho sendero que conduce a la eterna perdición.

Las profecías nos advertían que estos tiempos iban a llegar, pero la inmensa mayoría ha hecho oídos sordos a las mismas. Más aún, la Madre de Dios por encargo del Padre Eterno vino en nuestra ayuda para recordarnos la venida de estos tiempos gravísimos que íbamos a vivir los hombres de nuestra generación, pero increíblemente también se silenció esta voz maternal y mayormente por aquellos que la debían de haber aceptado y difundido: los jerarcas de la Iglesia.

Por tanto, el deterioro moral y espiritual entre los hombre irá en aumento. Días horrorosos y de obscuridad se vienen al mundo y a la Iglesia. La confusión va in crescendo día a día; han llegado los tiempos en que ser cristiano es sinónimo de martirio cruento. Sólo la fe y la fuerza espiritual apoyada en los sacramentos, oración, sacrificio y ayuno; y una fuerte devoción mariana nos alcanzarán la luz interior y la voluntad de mantenernos fieles a la verdad revelada por Jesucristo.

Todos los artículos de este sitio pueden ser reproducidos, siempre y cuando se cite al autor, Luis Eduardo López Padilla, y la página donde fue originalmente  publicado, www.apocalipsismariano.com