Una constante en relación a las múltiples profecías del año 2012 – poco tiempo antes o poco después – es que parece que habrá una "oportunidad" de cambio, donde el hombre podrá enfrentarse a sí mismo a través de alguna importante manifestación cósmica y que le posibilitará un "salto evolutivo en su especie" y un "desarrollo de su conciencia a otro nivel más sublime e inter-dimensional."

Son de llamar la atención también las constantes referencias astronómicas en las que van a coincidir eventos cuya recurrencia sólo es repetible cada 26,000 años. El conocimiento que algunas antiguas civilizaciones tenían del movimiento de los astros, y particularmente de la llamada precesión de los equinoccios resulta verdaderamente sorprendente, pues la NASA ni con los actuales adelantos científicos ha llegado a tan gran precisión.

Sin embargo, no deja de haber imprecisiones y exageraciones por tratar de forzar la fecha del 2012 a ciertos eventos. Podríamos incluso hablar de un (+/-) 20 años en torno al 2012, es decir, entre 1990 y el 2035 los años en que pudieran ocurrir – o ya están ocurriendo –  ciertamente muchos de los eventos que se han anunciado.

Procedamos ahora a hacer algunos comentarios sobre ciertas profecías.

El fundamento maya del 2012 no es profético sino calendárico. En efecto, el solsticio de invierno del 21 de diciembre del 2012 señala el fin de la Cuenta Larga de los mayas que comenzó, según la estimación ya confirmada, el 11 de agosto del 3114 a.C. Esto es preciso y comprobado y  tiene como principal ingrediente, también sustentado astronómicamente, que tendrá lugar un acontecimiento galáctico inusual que ocurre cada 25,625 años y que es igual a un ciclo precesional completo de la Tierra. Es decir, que hace 25,625 años el Polo Norte de la Tierra estaba orientado hacia la estrella Polar, como lo está exactamente ahora. Hace 12,812 años el Polo Norte estaba orientado hacia la estrella Vega. Así las cosas, la Cuenta Larga de 13 baktuns equivalente a 5,125 años corresponde a una quinta parte de un ciclo precesional completo (5,125 x 5= 25,625).

El evento cósmico inusual consiste en la alineación de nuestro Sol con el centro de la galaxia, que se encuentra entre las constelaciones de Escorpión y Sagitario, hay que precisar que este alineamiento dura 36 años y en realidad llegó al punto central en 1998 y llegará a su fin  el año 2016, pero se ha querido ligar a este fenómeno astronómico con el fin de la Cuenta Larga, es decir, el año 2012.

Por otro lado, resultan sorprendentes las alineaciones astronómicas de diferentes monumentos y construcciones mayas, como lo son el campo de juego de pelota de Chichén Itzá y la Pirámide de Kukulcan. El juego de pelota resulta un evento por demás misterioso e increíblemente ligado al proceso de la Alineación Galáctica en el 2012, donde el campo de pelota simboliza nuestra galaxia, la pelota hace referencia al Sol y el aro dentro del campo de juego correspondería al centro de la galaxia, por donde debe entrar la pelota, es decir, la alineación del Sol.

La Pirámide de Kukulcan alcanza el 20 de mayo del 2012 la conjunción del Sol y las Pléyades con el cenit solar directamente sobre la pirámide de Kukulcan.

Geoff Stray ha incorporado sorprendentemente la Cuenta Larga de los mayas a la piedra del Calendario Azteca, cuando se supone que los aztecas carecían de una Cuenta Larga. Utilizando una animación por computadora resulta la comprobación dentro del Calendario Azteca de la fecha final del trece-baktun, que corresponde al 21 de diciembre del 2012. Esto es preciso y matemático y no hay nada que objetar.

Muchos pueblos indígenas del norte, meso y Sudamérica e incluso África y Nueva Zelanda ha venido diciendo que es el tiempo de revelar antiguas profecías. Invariablemente mencionan fechas que corresponden al año occidental 2012 como aquel en el que ocurrirán cambios catastróficos en la Tierra y/o un salto espiritual para la humanidad. Pero ¿qué tan confiables son esas profecías? ¿Qué tanta fe se le puede dar a un chamán o brujo que se siente depositario de un conocimiento que le ha sido legado por tradición? Y parece que llegó el tiempo en que los ancianos del pueblo se reúnen para decirnos que es la hora de dar a conocer su sabiduría. Parece que unos se copian a otros. Algunos predicen catástrofes de enormes proporciones, con un solo puñado de sobrevivientes, mientras que otros minimizan este elemento poniendo mayor énfasis en los cambios para la humanidad. Muchas versiones incluyen una purificación o expiación antes del 2012, pero aquí las fechas varían desde 1985 en adelante.

Pero de especial relevancia resulta la Profecía Maorí, pues se hace referencia a una misteriosa "disolución del velo",  una especie de transición personal de toda la humanidad hacia un nuevo estado de conciencia y que tiene mucha similitud con lo que en muchas revelaciones privadas de la Santísima Virgen se ha anunciado sobre un gran Aviso para toda la humanidad, que implicará un evento cósmico, una gran iluminación física y espiritual y – sobre todo - un encuentro personal con Dios.

Todas las profecías relativas al cometa planetoide conocido como Nibiru o Marduk o Planeta X tienen mezcla de influencia esotérica y científica. Parece que la profecía Zulu se refiere a este astro, cuyo paso produjo una catástrofe tal que "el Sol salía por el sur y se ponía por el norte", y esto es lo que podría esperarse de un astro más grande que Júpiter y cuyo paso por nuestro Sistema Solar provocaría una verdadera conmoción gravitacional sin precedentes para el eje de la Tierra, y donde podrían tener clara explicación profecías bíblicas que anuncian una catástrofe sin igual, tal y como lo dice, por ejemplo, Isaías: "estalla la tierra, se hace pedazos la tierra, se sacude, se bambolea la tierra, vacila la tierra como un beodo, se balancea como una caña," (24,18-20)o también:  "el cielo se enrolla como un pergamino", "los astros del cielo se conmueven", "caen las estrellas", y "las montañas e islas se mueven de su lugar" (Apoc 6, 13-15), tal como científicamente lo probó el ruso Immanuel Velikovsky con acontecimientos pasados y que parece volverán a ocurrir, según argumentó en su libro Mundos en Colisión.

Lo que no hay evidencia es que esto ocurra en el 2012, pero sí pudiera haber un evento de esta naturaleza unas decenas de años más adelante.

El testimonio de los Hermanos McKenna resulta por demás interesante pues en todas sus experiencias psicodélicas y transpersonales nunca pudieron ir más allá del 2012. Como si una barrera invisible se los impidiera. Entonces, ¿qué hay más allá de esa fecha?

Asimismo, cierto tipo de plantas como la ayahuasca pueden provocar efectos alucinantes con alteración de la conciencia vía DMT (triptaminas metiladas, psilocybina y psilocina, para ser exactos) y harmina. El uso de plantas sagradas se convirtió en un medio eficiente para obtener información del 2012, pero esto es una verdadera ruleta rusa pues estamos en presencia de una clara penetración a una dimensión diferente, donde están presentes espíritus diabólicos que pueden asumir cualquier representación, tales como "maestros ascendidos", "avatares", "ángeles de luz", etc. para transmitir cierta información supuestamente reveladora del futuro y del más allá.

Se ha corroborado que la mayoría de las drogas visionarias trabajan en el sistema de la serotonina. Particularmente mucha gente afirma que la salvia divinorum les ha dado acceso a información sobre el 2012 y que también esta planta tiene una conexión con el México de la Pre-Conquista. Por tanto, todas estas plantas se convierten en una sustancia química para ocasionar una supuesta experiencia espiritual o mística, y que tiene varias manifestaciones como las experiencias fuera del cuerpo y cercanas a la muerte, (ECM) y otras también del tipo de abducción alienígena.

Algo que sí está probado de acuerdo a un trabajo del Dr. Ross Adey, del Centro Médico de la Universidad de Loma Linda en California, es que la secreción de hormonas pineales puede ser afectada por un cambio en el campo geomagnético, cambio del que se anuncia pudiera ser inminente. Y esto es relevante ya que médicos alemanes de la Escuela de Medicina de la Universidad de Berlín han descubierto que entre las glándulas pineal y pituitaria existe un fino canal más delgado que un cabello, que une las hormonas que secretan ambas y cuando ello ocurre químicamente, se produce un estado místico en la persona.

De todo lo anterior, y utilizando una terminología más accesible, se nos está diciendo de un sinnúmero de formas, que la Tierra está a punto de entrar en una fase de transición alrededor del año gregoriano 2012 y que habría efectos geomagnéticos que podrían "abrir nuestros ojos pineales". Y que los primeros florecimientos serían los esquizofrénicos, psíquicos, epilépticos, canalizadores, chamanes y videntes quienes serían los más sensibles a los primeros y más pequeños cambios magnéticos. Mientras el campo de la Tierra se aproxime a su inversión, parece más probable que habrá más aperturas pineales y que aquellos que no hayamos confrontado a nuestros seres interiores y a nuestro bagaje emocional encontraríamos esta experiencia como infernal.

En las revelaciones privadas auténticas se ha hablado desde hace mucho tiempo – al menos cuatrocientos años - de "un día en el que habrá un terrible juicio en la conciencia de los hombres", y que será el día del cambio. Así se lo reveló Ntro. Señor a San Edmundo en el año 1570, canonizado por Paulo VI:

"Yo he decretado un gran día, será donde un terrible juicio revelará las conciencias de todos los hombres... este será el día del cambio".

Y así encontramos innumerables profecías relativas a una gran luz venida de Dios que le permitirá al hombre acceder a un proceso de profunda espiritualidad, al verse a sí mismo como Dios lo ve, y de esta forma tomar opción para un camino de mayor crecimiento espiritual como nunca antes, o de apartarse totalmente de su salvación. Esta experiencia mística para todos los hombres será muy fuerte, pues se han acostumbrado tanto a vivir en la "obscuridad espiritual", que la luz de Dios será tan brillante y cegadora a la vez, que muchos no la soportarán y morirán de la impresión.

Ahora bien, ¿es posible conjugar las experiencias naturales del hombre con las experiencias místicas? Desde luego que sí, pero con la salvedad de que pudieran darse "experiencias místicas" que no llevan al hombre al encuentro con el Dios personal, sino a una experiencia "de Dios pero sin Dios", pues también la realidad que está más allá de este mundo natural puede ser de confusión, pues en ella coexisten seres caídos y espíritus demoniacos revestidos de luz.

El trabajo de Adrian Gilbert y Maurice Cotterell y que se puede encontrar en su libro Las Profecías Mayas expresa una teoría que aún cuando es imperfecta, según Geoff Stray, es una realidad que los registros científicamente aceptados de la actividad de las manchas solares parece encaminarse a un clímax en el futuro cercano, que pudiera tener precisamente su máxima manifestación en o alrededor del año 2012, con todas las afectaciones electromagnéticas en la Tierra. En efecto, nuestras redes eléctricas no están diseñadas para resistir esta clase de súbitas embestidas energéticas. Y que a nadie le quepa duda de que esas embestidas se producen con cierta regularidad. Desde que somos capaces de realizar medidas, la peor tormenta solar de todos los tiempos se produjo el 2 de septiembre de 1859. Conocida como "El evento Carrington", por el astrónomo británico que lo midió, causó el colapso de las mayores redes mundiales de telégrafos. En aquella época, la energía eléctrica apenas si empezaba a utilizarse, por lo que los efectos de la tormenta casi no afectaron a la vida de los ciudadanos. Pero resultan inimaginables los daños que podrían producirse en nuestra forma de vida si un hecho así sucediera en la actualidad. De hecho, y según el análisis de la NASA, millones de personas en todo el mundo no lograrían sobrevivir.

El informe de la NASA subraya la existencia de dos grandes problemas de   fondo: El primero es que las modernas redes eléctricas, diseñadas para operar a voltajes muy altos sobre áreas geográficas muy extensas, resultan especialmente vulnerables a esta clase de tormentas procedentes del Sol. El segundo problema es la interdependencia de estas centrales con los sistemas básicos que garantizan nuestras vidas, como suministro de agua, tratamiento de aguas residuales, transporte de alimentos y mercancías, mercados financieros, red de telecomunicaciones, etc. Muchos aspectos cruciales de nuestra existencia dependen de que no falle el suministro de energía eléctrica.

Es una realidad, más allá de lo que oficialmente se ha aceptado, que grandes construcciones antiguas y que arqueo-astronómicamente datan de hace 11,000 a 13,000 años, encuentran una referencia, según los datos que proporciona Platón en sus Diálogos, con el mito de la Atlántida que se sumergió completamente en el mar en una sola noche, y que como lo ha expresado Graham Hancock en su libro La Huella de los Dioses coincide con la última gran era precesional, que ocurrió aproximadamente hace 13,000 años, cuando el Polo Norte estaba orientado a la estrella Vega, conocimiento por lo demás naturalmente imposible de acceder al hombre de entonces, a menos que o tuviera un desarrollo mucho más avanzado que la actual civilización, lo que echaría por tierra la afirmación de que nuestra generación es la que ha alcanzado mayor desarrollo, o aceptar la teoría de que "seres de otros mundos" legaron ese conocimiento a nuestros antepasados, lo cual definitivamente – por varias razones - no podemos aceptar, aunque en ello hay algo de verdad, pero que se requiere precisar, tal y como se expone la tesis en el libro El Retorno.

En efecto, asumimos la teoría de que una o varias civilizaciones existieron hace miles de años y que eran poseedoras de un gran conocimiento científico, tecnológico y astronómico más desarrollado que el actual y que por querer ser como Dios fueron virtualmente aniquilados por su Creador, según se desprende de la historia del Diluvio Universal, relatado en la Escritura y en muchas otras tradiciones de numerosos pueblos del pasado.

Posteriormente, estas civilizaciones legaron su conocimiento a pueblos de uno y otro lado del Atlántico, encontrando construcciones como Machu Pichu en Perú, Tiahuanaco en Bolivia, Chichén Itzá o Teotihuacán en México, la Gran Esfinge y las Pirámides de Giza en Egipto, que presentan una constante referencia astronómica al gran ciclo precesional y que llega a su término en el año 2012.

Junto a ello, y también de las mismas fuentes existen otras profecías alternativas como el Regreso del Fénix, el Ojo de la Pirámide, el Renacimiento de Osiris, la Profecía de Orión, con mayor o menor precisión respecto a su vinculación a las Constelaciones Astronómicas para el 2012.

Referencia aparte es la alquímica cruz de Hendaya, - en Francia - con sus secretos herméticos cifrados en su arquitectura y escultura, donde se expresa cómo el conocimiento de un evento cíclico conectado con el ciclo de la precesión estaba codificado en la alquimia y en el gnosticismo; así como una ciencia de la transformación, información por lo demás transmitida de secreto en secreto por coptos, gnósticos, hebreos, musulmanes, caballeros templarios, cátaros, y desde luego en las construcciones de las catedrales góticas; retomados por la francmasonería con los misteriosos 33 grados en su Rito Escocés Antiguo y Aceptado, relacionados a las 33 vértebras de la columna y de la cual surge supuestamente la energía llamada kundalini en forma de serpiente, llamada a surgir con toda su fuerza en 2012. Demasiadas coincidencias para no encontrar en todo ello un plan tenebroso y obscuro contra el plan de Dios.

Los Círculos que aparecen en Inglaterra en los campos de maíz revelan una sorprendente liga tanto con el Calendario Maya, así como con los fenómenos astronómicos que estarán envueltos en ese año y con un sinnúmero de signos de corte esotérico y ocultista.

De momento aceptamos que el fenómeno de los crop circles es real y más allá de que pudiera tener una compleja explicación física que vincula ciertos fenómenos de energía del suelo con radiaciones, u originados por algún sistema que vincula una tecnología aún más avanzada y desconocida para la mayoría de los hombres, como resulta ser el llamado HAARP, High Frequency Active Auroral Research Program (en español, Programa Activo de Investigación de la Aurora mediante Alta Frecuencia), parece que se le ha querido involucrar con el fenómeno OVNI y el supuesto encuentro próximo con estos seres.

Finalmente, respecto a Michel de Nostradamus, somos de la opinión de que Dios permite cierto tipo de profetas para un público que es más ajeno a profecías específicamente religiosas y más adicto a profecías paganas. Aún cuando se ha escrito mucho respecto de las supuestas inexactitudes de Nostradamus por cuanto que muchas de sus centurias se pueden aplicar a cualquier tipo de acontecimientos nefastos, la verdad es que en su esencia todo lo que se anuncia coincide en lo general con la descomposición del tiempo presente, el futuro desgraciado que nos espera y una nueva época que vendrá a cambiar totalmente nuestra forma de vida. Pero sorprendentemente asertivas resultan las imágenes que en acuarelas se encontraron en la Biblioteca Vaticana y que anuncian también la llamada Alineación Galáctica, que coincidirá en un tiempo cercano al año 2012 con lo que podríamos denominar el fin de los tiempos, como se ve en la rueda del tiempo que aparece en las últimas 7 acuarelas.

¿Cómo entender todo esto a la luz de la Revelación cristiana? ¿Cómo conjugarlos a la luz de las profecías bíblicas y de la Santísima Virgen para estos tiempos? ¿Quién tiene la razón? ¿Y, qué es lo que debemos de esperar ante este alud de profecías paganas y esotéricas?

Esto será reflexión de un próximo artículo.

Luis Eduardo López Padilla

2 de Febrero del 2012