Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *

Análisis Profético

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Con motivo de los innumerables correos, tweets y llamadas telefónicas que he recibido con motivo de la renuncia del Papa y sobre el futuro que le espera a la Iglesia, y toda vez que me parece que existe una preocupante confusión profética desde la profunda indiferencia e ingenuidad que ha supuesto la decisión del Papa así como el desarrollo del próximo cónclave, hasta querer forzar indebidamente profecías privadas sobre el Papa, en una clara distorsión sobre el panorama que presentará la Iglesia en breve, me parece necesario exponer algunas consideraciones que pueden ayudar a aclarar y a arrojar luz a este momento dramático que vive la Iglesia, y esto en mi personal perspectiva basada en mi estudio y reflexión durante casi 30 años del mensaje mariano y las revelaciones privadas a la luz de la fe, particularmente del Apocalipsis.

En primer lugar, existe la opinión de quienes ven en la renuncia del Papa un hecho intrascendente, inusual sí, pero ajeno a cualquier signo de los tiempos y que sólo esperan que venga el próximo cónclave para que los cardenales, dicen estas personas, inspirados todos por la luz del Espíritu Santo, elijan un nuevo Papa y siga la Iglesia adelante en su peregrinar en este mundo como si nada extraordinario estuviera ocurriendo. Desde luego, esto responde a una ingenuidad y nula capacidad de discernir los signos de los tiempos y no darse por enterado que efectivamente la Iglesia ha sido azotada por el ataque más violento del "humo del infierno" en contra de ella, tal y como puntualmente lo anotaron varios Papas.

El Poder del Infierno contra la Iglesia

Por ejemplo, San Pío X en su encíclica Pascendi en 1907 decía: "... los enemigos declarados, se ocultan... en el seno mismo y dentro del corazón de la Iglesia". Y agrega que ellos "traman su ruina" no desde fuera, "sino desde dentro; el peligro está en las entrañas mismas de la Iglesia".

El mismo Papa en la encíclica E Supremi Apostolatus Cathedra (no. 6) dice que la deserción y apostasía que estamos viviendo "es como un anticipo y comienzo de los males que estaban reservados para el final de los tiempos".

Por su parte, Monseñor Eugenio Pacelli, entonces Secretario de Estado de Pío XI y que luego sería Pío XII, dijo en 1938: "Escucho a mi alrededor a los innovadores que quieren desmantelar la capilla sagrada, destruir la llama universal de la Iglesia, rechazar sus ornamentos, hacer que se arrepienta de su pasado histórico... vendrá un día en que el mundo civilizado renegará de su Dios, en que la Iglesia dudará como San Pedro dudó".

Más adelante, recordemos el periodo del Concilio Vaticano II, donde la Iglesia Católica entró dividida y salió de él enfrentada en dos bandos irreconciliables que mantienen aún hoy sus profundas diferencias, lo que dio lugar a dos difundidas interpretaciones del Concilio.

Para corroborar lo anterior se recuerdan las dolorosísimas palabras de Paulo VI el 29 de junio de 1972: "Parecía que después del Concilio vendría un día de sol para la historia de la Iglesia, pero por el contrario, ha intervenido el poder adverso, Satanás. Se diría que a través de alguna grieta ha entrado el humo del infierno dentro del Templo Santo de Dios".

Y en 1976, en el Congreso Eucarístico de Filadelfia, dijo el entonces Cardenal Wojtyla: "Estamos ante la lucha final entre la iglesia y la anti-Iglesia, el evangelio y el anti-evangelio."

Y el Cardenal Ratzinger en la entrevista que le concedió al periodista italiano Vittorio Messori, y que se puede leer en Informe sobre la Fe de BAC Popular 1985, hizo las siguientes afirmaciones: "Resulta incontestable que en los últimos 20 años han sido decididamente desfavorables para la Iglesia Católica... los Papas y los Padres Conciliares esperaban una nueva unidad católica y ha sobrevenido una división tal que – en palabras de Paulo VI – se ha pasado de la autocrítica a la autodestrucción". Y culmina diciendo, para que nadie tenga duda de lo que está pasando hoy en día: "Estoy convencido de que los males que hemos experimentado en estos 20 años... se deben al hecho de haberse desatado en el interior de la Iglesia ocultas fuerzas agresivas, centrífugas, irresponsables".

En la misma línea, Juan Pablo II respondió así cuando en 1981 le preguntaron sobre el futuro de la Iglesia, y esto en relación al Secreto de Fátima: "Debemos prepararnos para sufrir dentro de no mucho grandes pruebas que exigirán... hacer donación de la propia vida...; con vuestra oración y la mía será posible mitigar nuestra tribulación, pero no será posible evitarla, porque sólo así la Iglesia podrá ser efectivamente renovada. Cuántas veces la sangre ha brotado de la renovación de la Iglesia..."

Y finalmente, Joseph Ratzinger antes de ser electo Papa en el rezo del Vía Crucis del año 2005 dijo: "La Nave de la Iglesia hace agua por todas partes".

Una Iglesia en Crisis

En conclusión, la Iglesia está en crisis, y no sólo a nivel de las fuerzas oscuras, satánicas y masónicas que se han infiltrado dentro de ella, sino también a nivel de los cientos de millones de fieles laicos y religiosos que viven una espantosa crisis de fe y de crecimiento espiritual en sus vidas, de tal forma que no participan de los sacramentos, no acuden regularmente a la Santa Misa, no creen en la infalibilidad papal, como también niegan las verdades eternas del infierno y la existencia de Satanás como ser real; así como la negación de igual forma de un mundo sobrenatural con Dios para siempre. Esto no se puede ocultar ni negar, pues es una realidad aplastante y penosa por la que atraviesa la inmensa mayoría de los fieles católicos que integramos la Iglesia de Cristo. Y si a esto le agregamos la división entre sacerdotes, obispos y cardenales como la misma Madre de Dios lo ha profetizado desde hace mucho tiempo, así como la mala vida de estos ministros de Dios, ya sea por su apego al dinero, a los honores, a los placeres y a la búsqueda de reconocimiento en general, que los ha vuelto incapaces de ser los pastores que el Cielo espera para que guíen a las ovejas hacia la salvación eterna.

Análisis Profético

Ahora bien, dentro de la profecía mariana y bíblica, y aderezada por otras revelaciones privadas, existe un hecho matemático que temprano que tarde se va a dar en la Iglesia; y es que en un momento dado surgirá de la Verdadera Iglesia de Cristo que tiene como fundamento la Eucaristía y como su Madre a la Santísima Virgen María, una falsa iglesia, una ramera o prostituta como le llama Juan en el Apocalipsis, una adulteración de la verdadera Iglesia, y esto como fruto de una infiltración masónica en la Alta Jerarquía de la Iglesia, es decir, una masonería eclesiástica.

De estas dos Iglesias, cada una de ellas tendrá su propio "Papa". La Iglesia Verdadera el Papa auténtico, y la iglesia falsa un papa espurio, falso o impostor. Todo esto traerá una serie de consecuencias en las cuales por el momento no voy a ahondar pues sale del propósito de este artículo, pero que se puede profundizar en mi libro Las Puertas del Infierno contra la Iglesia, o también en otro libro de su servidor intitulado Dos Papas en Roma.

Distorsiones Proféticas

Ahora bien, a raíz de la renuncia del Papa y en un exceso de distorsión profética, hay quienes afirman:

Que la renuncia de Benedicto XVI no es válida pues fue forzado a renunciar (?), por tanto el siguiente Papa que sea elegido sería falso o antipapa. Esto es una total y absoluta imprecisión. Benedicto XVI ha expresado sin lugar a dudas su decisión de renunciar libremente a su función petrina. Más aún, lo insinuó hace poco más de 2 años en la conversación que sostuvo con el periodista Peter Seewald, según apareció en el libro La Luz del Mundo.

Se alega que el Papa renunció porque la situación al interior del Vaticano ya era insostenible por las luchas entre los bandos encabezados por Tarcisio Bertone y Ángelo Sodano, etc. Y todo esto salpicado por los múltiples escándalos y filtraciones y rumores de un posible asesinato en contra del Papa ventilados a principios del año 2012. Repetimos: no dudamos que haya tensión y pugnas el interior del Vaticano y que ciertamente más se mueven los hilos de la Iglesia por política que por oración y sacrificio, pero de aquí no se colige que la renuncia no sea válida. Además, no sería lógico ni de sentido común forzar una velada renuncia papal, dando cabida así a suspicacias, cuando ya está muy avanzado en edad y eventualmente en un periodo corto habría de llegar el fin de su Pontificado.

Otros afirman, en una clara manipulación de las profecías que surgen de algunos videntes, que Benedicto XVI es el Papa del Secreto de Fátima pues "será exiliado pronto del Vaticano" y por tanto el siguiente Papa es el antipapa que se enfrentará al verdadero que sería B.XVI y que estaría en el exilio (?). Y volvemos a la misma tesis: Benedicto XVI deja de ser Papa, Dios mediante, a partir del próximo 28 de febrero a las 20:00. Ya no será Papa y tampoco en él se cumple, desde luego, la visión de Fátima de un "Santo Padre que sale sobre los cadáveres de sus sacerdotes", pues es un escenario que si bien es futuro y no lejano, simple y sencillamente no tiene nada que ver con Benedicto XVI, pues no se cumplen en él las condiciones de esa visión profética.

Que si Benedicto XVI es el katejon u obstáculo del que habla Pablo y que "tiene que ser removido" para que surja el Anticristo. También es inexacto. Los hechos demuestran fehacientemente que él no es el katejon, por la simple razón de que habrá más Papas aún, al menos dos como lo explicaré a continuación.

Asimismo, hay quienes quieren a toda costa, y en base a la conocida Profecía de los Papas de San Malaquías, ver en el siguiente Papa al último de la Iglesia de Roma, al llamado Petrus Romanus o Pedro Romano (sea que se llame así o no). Y por tanto, como ya no hay más Papas supuestamente, entonces él debería ser el famoso antipapa anunciado, o equívocamente dicho el Papa negro (según una profecía popular distorsionada), o incluso algunos lo identifican con el Anticristo, según lo anunciara la Virgen de la Salette. Y eso también es otra interpretación errónea, pues la Profecía de Malaquías que data del siglo XII, en primer lugar, no es Palabra de Dios sino una revelación privada que como todas ha estado sujeta a imprecisiones y malas interpretaciones. En segundo lugar, es más que discutible que efectivamente quede sólo un lema, el llamado Pedro Romano, pues hay quienes opinamos (y esto en base al texto original de la Profecía, tal y como aparece en la primera impresión tipográfica del documento original que hizo el monje benedictino Arnoldo de Wion en 1595, con las adiciones hechas por el P. Alfonso Chacón de la Orden de los Predicadores, notable y conocido perito en historia eclesiástica y antigüedades cristianas del siglo XVI) que restan aún 2 lemas en esa famosa profecía de Malaquías, a saber: a) In persecutione, y b) Petrus Romanus, tal y como lo explica el P. Juan Manuel Igartúa, S.J. en su obra científica El Enigma de la Profecía de los Papas de S. Malaquías sobre los Papas.

Por tanto, aún queda 1 lema más para el siguiente Papa sucesor de Benedicto XVI a quien le correspondería la divisa In persecutione, o sea, En la persecución. Este Papa será legítimo, y no hay razón, como algunos quieren forzar, de ver en él al falso Papa o impostor frente al "verdadero Papa" que quieren atribuir a Benedicto XVI, quien ya dejará de ser Papa a fin de mes como se ha dicho reiteradamente. Y será legítimo por la simple razón de que sale del cónclave que canónicamente lo avala. No hay razón teológica o legal para considerarlo impostor o falso.

En conclusión de todo lo dicho

Está por terminar el Pontificado de Benedicto XVI y no se puede ser burdo en la interpretación profética y pretender que todas las profecías confluyan en su renuncia y en el próximo Papa. Es menester analizar las profecías de los Papas y la situación del Papado y de la Iglesia a la luz de la situación mundial en su conjunto para que el discernimiento sea lo más preciso, y no querer forzar las profecías, repito, para justificar a los videntes. Habrá un Papa electo, Dios mediante, en marzo. Y en mi lectura y análisis profético, ese será un Papa válido y que desde luego estará envuelto en medio de grandes presiones humanas y también fuerzas preternaturales para que su Pontificado sea más oscuro y confuso que un Pontificado de luz. Y desde luego tendrá grandes persecuciones como las ha tenido su antecesor B-XVI, y estará en medio de grandísimas dificultades que lo llevarán a acciones extremas, etc. Pero el punto es que el Papa será legítimo y habrá que rezar mucho para que el Espíritu Santo lo ilumine y pueda hacer el mejor bien a la Iglesia. Y luego entonces después de su Pontificado vendría, ahora sí, el anunciado Cisma de la Iglesia, donde surgirían en ese último cónclave romano un Papa auténtico frente a un impostor e inicuo que por "medio de la fuerza y la traición pretenderá invadir la Casa de Dios", con todo lo que eso traerá de consecuencias desastrosas para la Iglesia Verdadera y para todo el pueblo católico en general, pero de esto ya podremos hablar más adelante, pues Dios, de los males saca bienes.

Dicho sea de paso, este último Papa Romano será el que está destinado a "que salga de una ciudad medio en ruinas (Roma) sobre los cadáveres de sus sacerdotes", según la visión de Lucía de Fátima y de San Pío X, y también a ver el milagro anunciado de Garabandal, "desde donde quiera que esté". Y asimismo, aprovecho para afirmar que el "papa" espurio o falso no estaría contemplado en la Profecía de Malaquías, pues en realidad no será Papa auténtico de la Iglesia, sino un papa de una iglesia falsa, que tomará de la verdadera sólo el nombre y lo demás será falso pero con apariencia de verdad. Y si bien su falso papado contribuirá a darle un golpe cuasi mortal a la Iglesia Verdadera y a preparar entonces la venida del futuro Anticristo, en estricto sentido tampoco será ese papa impostor el Profeta del Anticristo o Bestia de la Tierra que denomina Juan en el Capítulo XIII del Apocalipsis, pero también este es otro tema del que luego hablaremos.

Sin embargo, hay que darle el valor completo a esta Profecía de Malaquías el aserto de haber anunciado desde el S.XII, con grandísima precisión, el tiempo del final de los tiempos en relación al papado de la Iglesia y la apostasía que acompañará a todo su Cuerpo Místico, según lo anunció el propio Jesucristo.

2 Últimos Comentarios

Para terminar sólo 2 últimos comentarios:

Primero, si por decisión de los cardenales el elegido a ser próximo Papa fuera el Cardenal Tarcisio Bertone, eso no quiere decir que a él le corresponde entonces el lema de Pedro Romano, y esto en virtud de que su nombre completo es Tarcisio Pedro y nació en Romano Canavese, lo cual no tiene nada que ver con el título de Pedro Romano, toda vez que a lo que se refiere el lema es al hecho de que se identifica por ser el último Pedro o cabeza de la Iglesia salido de la sede de Roma, pues ya no habrá más Papas en el futuro electos de la Iglesia romana, ya que la Iglesia cambiará de sede y se renovará completamente y habrán de venir otros Papas pero ya no romanos, pero esto es otro tema.

Y segundo y último, es que en el caso de que en esta elección surgiera el cisma, esta hipótesis sólo se haría realidad, en nuestra personal lectura, si del mismo cónclave salen los 2 "Papas" que pretenden encabezar a la Iglesia Católica, caso que si llegara a ocurrir ya entonces recordaremos cuáles serían las directrices y líneas a seguir del verdadero y auténtico Papa.

Lo más importante, y con esto acabo, es rezar y estar preparados espiritualmente pues ciertamente cada vez será más difícil discernir el bien del mal, así como también muy difícil será el crecimiento espiritual; incluso llegarán momentos en que parecerá casi imposible amar a Dios y crecer en santidad. Esto es lo más importante. Lo demás son simples huellas y luces que nos ayudan a encauzar debidamente el barco de nuestra fidelidad hacia Dios, y desde luego, hacia la Santísima Virgen, quien es la Madre del Verdadero Camino que conduce al Padre.

Luis Eduardo López Padilla

18 de Febrero del 2103

Sobre los Derechos de Autor

4.0 Internacional (CC BY-NC-ND 4.0)

Creative Commons
Creative Commons
Creative Commons
Creative Commons

Creative Commons

Atribución

No comercial

Sin derivadas

Mis Tweets más recientes

El aborto NO ES: INTERRUPCIÓN, pq no se reanuda; DERECHO, pq no existe derecho a matar; LEGAL, pq es inconstitucio… https://t.co/4SAPnliM1J
La teología de la historia nos confirma q lamentablemente el mundo camina al abismo. El grado de maldad q corroe el… https://t.co/3m7P34ca7K
“Antes de los abismos fui engendrada; antes q fuesen las fuentes de muchas aguas. Antes q los montes y collados fue… https://t.co/v0cELNIayr
TENER OÍDOS SOBRENATURALES “Si alguno quiere venir en pos de mí, q se niegue a sí mismo, tome su cruz y me siga. Po… https://t.co/jGapzkPDDM
Follow Luis E López Padilla on Twitter

Lo más reciente

© 2018 Apocalipsis Mariano. Licencia Creative Commons 4.0 Internacional (CC BY-NC-ND 4.0)