Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *

Prueba y Renovación de la Iglesia

Ratio: 3 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

A partir de la renuncia del Papa Benedicto XVI hemos entrado a una breve etapa histórica donde la interpretación de los signos de los tiempos se ha vuelto enfermiza y lamentablemente muy confusa debido al erróneo discernimiento de las profecías que conciernen al mundo y a la Iglesia y señaladas para la época actual.

 

De por sí, en la época moderna se ha acentuado la manía de espulgar el futuro cuando acontece la finalización de un pontificado y el comienzo de uno nuevo, pues los medios ventilan múltiples profecías sobre el devenir de la Iglesia y del mundo. Algunas de origen religioso como la de los “papas de San Malaquías” y otras paganas como la de Nostradamus en las que supuestamente se habla del fin del pontificado, la venida del último Papa conocido supuestamente como Pedro Romano, o también el surgimiento de un papa negro o papa falso o antipapa, así como la venida del Anticristo o, sin más, el fin de la Iglesia Católica y también el amanecer de una nueva era dorada.

Todo este ambiente profético se ha vuelto más complejo en su discernimiento a partir de la elección del Papa Francisco y la novedad de su pontificado que ha supuesto para muchos católicos un cambio y frescura en la forma de entender el Evangelio y un mayor acercamiento a la Iglesia; pero para otros ha sido de desconcierto y confusión por supuestas “ambigüedades” en el hacer y decir del Papa en temas tanto de moral, como de fe y costumbres.

Desde el día en que el Papa Benedicto anunció su renuncia, el 11 de febrero del 2013, su servidor comenzó a escribir un libro que concluí con la elección del nuevo Papa y que intitulé: Su Santidad Francisco, y como subtítulo, Estrategia de la Sabiduría. En su contenido expuse en mi análisis el significado y propósito espiritual dentro del Plan de Dios de estos sucesos eclesiásticos, tanto la renuncia de Benedicto XVI como la elección del Papa Francisco. Demás está recordar que el que esto escribe anunció en una conferencia de fines de febrero del 2013 – antes de la elección del nuevo Papa – que el siguiente Papa, según las profecías auténticas, sería conocido como “El Rompedor”. Y esto así ha sido corroborado, lo cual valida la profecía en la que me baso.

Asimismo, en numerosos artículos subsecuentes he venido expresando lo que ha supuesto este pontificado a la luz de las profecías, pero siempre en total fidelidad al Papa (lo que por cierto me ha supuesto la pérdida de no pocos amigos, conocidos y lectores) y tratando de enfatizar la necesidad de prepararnos física (sacrificios del cuerpo), intelectual (desarrollo de la fe) y espiritualmente (participación de los sacramentos) ante lo que estamos viviendo tanto en el mundo como en la Iglesia, y sobre todo ante lo que está por venir.

Ahora, con la realización del Sínodo de la Familia, vuelven y me preguntan sobre las profecías y no pocos siguen alimentando la confusión por todas partes, algunos por defecto y otros por exceso. Por ello, una vez más expongo mi opinión, que aunque reiteradamente la he puesto por escrito en mi página web, reafirmo lo que he dicho muchas veces, pues hasta ahora incluso me critican y tachan de no discernir los signos de los tiempos y de negar la crisis eclesial que estamos viviendo y mucho más.

Se cumplen los Signos

Aunque resulte increíble, hay muchos que piensan que no pasa absolutamente nada y que es mentira cualquier alusión a tiempos apocalípticos, crisis o cismas en la Iglesia. Se alega que siempre ha existido el mal, que siempre ha habido guerras, terremotos, enfermedades, pestes. Que la Iglesia siempre ha tenido sus tiempos de división como lo han sido los cismas de oriente y occidente y lo que ha pasado en el Sínodo no es indicativo de ninguna crisis o división en la Iglesia. Que el mundo es joven y lozano y que nadie sabe cuándo será el fin del mundo. De esta forma nos tachan de apocalípticos pero en sentido impropio del término, pues en realidad apocalipsis significa des-velar, quitar el velo y no el sentido de castigos del fin del mundo sin ton ni son.

Purificación y Renovación de la Iglesia

Pero la realidad es que de un atento y maduro análisis de las señales de los tiempos es un hecho comprobado que hemos entrado a la fase final de los llamados tiempos de los gentiles o de las naciones, identificados por un claro enfrentamiento entre la luz y las tinieblas, entre la estirpe de la Mujer y la estirpe de la Serpiente. Sólo decir, una vez más, que de esta lucha vendrá primeramente una terrible prueba para la Iglesia Católica, que parecerá incluso que llega al fin de su existencia, y en segundo lugar, pero de más trascendencia aún, una renovación de la misma en la que la Iglesia tendrá todavía la mejor época hasta ahora conocida, con la realización y cumplimiento del Reino de Cristo en la tierra sobre todos y sobre todo; la llamada Parusía – de la que habla Pablo – y que coincidirá con el profetizado triunfo incondicional del Corazón Inmaculado de María anunciado en Fátima en 1917.

Gran Tribulación para el Mundo

Asimismo decir que fruto de este final de los tiempos de las naciones el mundo sufrirá una grandísima tribulación y una terrible destrucción que se cristalizará en el llamado Día de la Ira de Yahvé, anunciado reiteradamente por los profetas del Antiguo y Nuevo Testamento, y que de esta destrucción surgirá una nueva construcción, un “nuevo cielo y una nueva tierra donde morará la justicia” en palabras del Apóstol Pedro (II, 3,13). De tal forma, que no se habla del fin del mundo ni nos interesa el tema. Estamos hablando del fin de estos tiempos y el comienzo de unos nuevos, y entre ambos, repito, habrá una derrota espiritual y también una gran victoria espiritual; una destrucción física y también una nueva construcción física o material. Esto no es opinable, ni sujeto a condición alguna. Está fundado en la Palabra de Dios y recordado oportuna y claramente en las numerosas y auténticas apariciones de la Santísima Virgen reveladas en los últimos 200 años, así como en la profecía de grandes místicos y santos que fueron iluminados por Dios sobre estos tiempos.

Tiempo

¿Qué cuánto falta para todo esto? El tiempo está en las manos de Dios, pero las señales que Jesucristo nos invitó a discernir para que estuviéramos preparados y no fuéramos a ser confundidos y llegásemos a perder la fe prácticamente se han cumplido, y son signos de orden político, económico, social, religioso, moral, natural, científico, esotérico, entre otros y que permiten afirmar con total y absoluta certeza moral que será nuestra generación la que será testigo con sus ojos de la carne de todo lo anunciado y profetizado para estos tiempos. Y nuestra generación incluye también la de nuestros hijos.

Confusión

Ahora bien, uno de los signos de los tiempos más importantes es la confusión, suscitada mayormente por Satanás, que como padre de la mentira sabe tergiversar y nublar con sus tinieblas de soberbia y egoísmo el corazón y la mente de los hombres. Parte de su estrategia ha sido revestirse como ángel de luz en las auténticas apariciones de la Santísima Virgen a quien, dicho sea de paso, odia al extremo por profundas razones teológicas que por ahora no vamos a explicar. El demonio, como ángel caído que es, saca ventaja de su naturaleza angélica y confunde y tienta a todos aquellos que son sujetos de locuciones, inspiraciones, revelaciones, etc. para que el mensaje de la Santísima Virgen no pocas veces sea transmitido pero con interferencias del enemigo. Muchas veces resulta que por falta de dirección espiritual, atención pastoral a los videntes, o falta de guía y dirección en una determinada aparición mariana, un mensaje que inicialmente es de Dios puede fácilmente tergiversarse y quedar frustrado el propósito del Cielo.

Por tanto, no todas las supuestas apariciones y mensajes marianos son de Dios. Más aún, hemos llegado a los tiempos en que el demonio se ha propuesto destruir la obra y manifestación de María en el mundo y ha suscitado un relajamiento tal para lo divino, que por dondequiera se hablan de mensajes vanos y superficiales. Más aún, muchas supuestas apariciones son en realidad obra del demonio que con sagacidad y disfraz de luz envuelve a muchos en la confusión. Incluso, algunas de estas apariciones que no son obra de Dios son respaldadas por pastores y jerarcas de la Iglesia. Y otras, donde realmente Ella está presente son reprimidas y perseguidas. Esto ha provocado que en el tema de las profecías atribuidas supuestamente a la Santísima Virgen se haya caído en mucha confusión, y ha provocado que no pocos que están envueltos en el tema de las mariofanías denuesten y califiquen al Papa Francisco como el falso papa o el profeta del Anticristo. O más aún que digan que el Papa verdadero es Benedicto y un sinnúmero de sandeces más, lo que ha provocado, repito, gran confusión en el tema de las revelaciones privadas.

Hoy más que nunca se necesita prudencia, oración, sacrificio, ayuno y atento discernimiento para no convertirnos en aliados del enemigo. Sí, habrá un cisma en la Iglesia, pero nada que ver con Francisco vs Benedicto. Esto es una lamentable confusión de los llamados Dos Papas en Roma, que por cierto es el título de un libro que su servidor escribió en 2006 y no tiene nada que ver con lo que se vive ahora con el Papa reinante y el emérito.

Crisis en la Iglesia

Desde luego que la Iglesia está en crisis, y una muy grave por cierto. Por tanto, grave y lamentable conducta por defecto de quien no logra discernir los signos de los tiempos e ignora la terrible tormenta espiritual que está por desencadenarse. Este hecho el mismo Jesucristo lo profetizó pues “el discípulo no puede ser más que el maestro” (Mt 10,24). Pues la Iglesia, aunque divina por Su Fundador, en la parte humana está expuesta a la debilidad y fealdad debido al pecado de todos sus miembros que formamos parte de Ella, así como a la asechanza del demonio en contra de la Esposa de Cristo, pues si el mismo príncipe de las tinieblas tentó a Jesucristo tanto en su vida pública como en su hora de la Pasión, la Iglesia en estos 2000 años de existencia también ha sido terriblemente tentada por el demonio ocasionando persecuciones, mártires, cismas, herejías, etc. Y será  particularmente atacada en este final de los tiempos, corroborado este ataque por los mismos Papas, desde León XIII hasta nuestros días, que en diversos documentos y alocuciones nos han prevenido de este asalto diabólico sin precedentes, que incluso vendría del mismo interior de la Iglesia. Las más conocidas son las palabras de Paulo VI:

Tengo la sensación de que por alguna grieta ha entrado el humo del inferno dentro de la Iglesia de Dios.” Y más adelante dijo: “Parecía que después del Concilio vendría un día de sol para la Iglesia pero por el contrario ha venido un tiempo de tempestad y oscuridad porque ha intervenido el poder adverso: Satanás” (29 de junio de 1972).

Y en la misma línea lo que dijo el entonces Cardenal Ratzinger en 1985 de que se habían “desatado al interior de la Iglesia ocultas fuerzas agresivas, centrífugas e irresponsables” (Informe sobre la Fe). Y lo que dijera el 25 de marzo del 2005: “Señor, muy a menudo tu Iglesia nos parece un barco que está a punto de hundirse, un barco en el que entra agua por todas partes. Y también en tu campo de trigo vemos más cizaña que trigo” (Vía Crucis 2005).

Toda esta crisis se agrava aún más cuando el deterioro moral y espiritual de los pastores del rebaño se ha hecho de conocimiento público, pues sacerdotes, incluidos obispos y cardenales, muchos, son irreverentes al celebrar los santos sacramentos; por su infidelidad a su vida consagrada, su apego al dinero, la búsqueda de reconocimiento y el desenfreno por los placeres se han convertido en aliados del enemigo, y se convierten así en causantes de la pérdida de la fe, motivando la desunión y engendrando el antagonismo y la violencia. Y el cuadro se agrava por el egoísmo de nosotros, los fieles de la Iglesia que somos causa de conflictos y divisiones entre movimientos, institutos, apostolados, órdenes religiosas, etc. que agudizan aún más el dolor de Cristo como Su fundador y de María como Madre de la Iglesia.

Supuestos Erróneos

Hoy muchos parten de supuestos que son erróneos y promueven el caos. Esta confusión se crea calificando al Papa Francisco como antipapa; ya sea dizque porque Benedicto fue obligado a renunciar; que porque la elección de Francisco adoleció de los requisitos de validez para ser electo Papa según las normas del Derecho Canónico; que si Francisco dejaría de ser el Papa verdadero al momento que avalara una herejía, etc. Todo estos supuestos repetimos son falsos, y si me permite el lector, errores puestos en el entendimiento humano por el mismísimo Satanás.

Hay que entender y aceptar que la Iglesia hoy vive una gran rivalidad alentada por Satanás, pues en ella misma coexisten sacerdotes, obispos y cardenales, que lejos de ser fieles a su excelsa vocación pastoral y de servicio al bien y salvación de las almas, se han convertido en cómplices de Satanás porque han hecho un pacto con el mundo, con todos sus poderes, pompas y vanidades, no pocas veces en clara sumisión al príncipe de este mundo, y es a él a quien ofrecen incienso, pues han dejado de creer en la divinidad de Jesucristo; han dejado de creer en el misticismo de los sacramentos y en las verdades eternas. Ya no rezan ni hacen sacrificio y mucho menos penitencia y cuales Judas han traicionado a Su Maestro y lo llevan de nuevo a la Cruz.

Pero la profecía bíblica y actualizada por el mensaje auténtico en las apariciones verdaderas de la Santísima Virgen nos permiten comprender mucho mejor lo anunciado y profetizado en la medida en que nos acercamos a su cumplimiento.

Sin embargo, una tentación del demonio es querer adelantar acontecimientos para desprestigiar toda profecía de Dios y chabacanear y relajar todo lo divino. Los eventos están ya muy cercanos, pero ocurrirán más mañana que hoy. Muchos quieren ver cumplimentadas todas las profecías en esta década. Unos creen que ya estamos viviendo el cisma y otros afirman que el triunfo de la Iglesia y fin de la apostasía será para el centenario de Fátima (2017); y todos estos que piensan así cometen un error de cuajo.

La Gran Tentación Llegará

El momento de la gran tentación de la Iglesia llegará. El velo del templo se rasgará y el mundo entero verá para vergüenza sacerdotes contra sacerdotes, obispos contra obispos y cardenales contra cardenales, pero cada grupo guiado por un Papa que se proclamará cada uno Papa de la Iglesia Católica Romana, duplicando cada uno el libro de la Iglesia. Y entonces sí, ¿cuál será la verdadera Iglesia? ¿Cuál será la luz que nos guiará hacia el Verdadero Camino que conduce al Padre? ¿Cuáles serán las señales que habrá que seguir?

Entonces ¡qué confusión, qué horror, qué desastre! ¿Cómo vamos a superar esta gran y terrible prueba para la Esposa de Cristo? Es aquí donde el aceite de nuestro aposento nos iluminará e iluminará el camino a los demás. ¿Pero tenemos aceite en nuestra lámpara? Pues recuerda que “la lámpara del cuerpo es tu ojo. Si tu ojo está sano, todo el cuerpo estará iluminado. Pero si tu ojo está enfermo, todo el cuerpo estará en tinieblas. Y Si la luz que hay en ti se oscurece, ¡cuánta oscuridad habrá!”(Mt 6, 22-23). El que tenga oídos pues, que oiga.

 

Todos los artículos de este sitio pueden ser reproducidos, siempre y cuando se cite al autor, Luis Eduardo López Padilla, y la página donde fue originalmente publicado, www.apocalipsismariano.com

Sobre los Derechos de Autor

4.0 Internacional (CC BY-NC-ND 4.0)

Creative Commons
Creative Commons
Creative Commons
Creative Commons

Creative Commons

Atribución

No comercial

Sin derivadas

Mis Tweets más recientes

A Dios se le puede pedir lo que uno desee, menos explicaciones. Dios SIEMPRE QUIERE EL BIEN y lo desea, pero EL S… https://t.co/rXsCJTw1Gr
Madre de Dios y Madre Nuestra. Ruega por nosotros. Felicidades a todas las mamás (en México hoy se celebra el día… https://t.co/3gt6fUMX05
RT @estarc62: Las "espontáneas" violentas manifestaciones en Colombia tienen la misma letra de las ocurridas en Chile, son contra gobiernos…
Hoy viernes día de ORACIÓN y AYUNO. Males graves ocurren y seguirán intensificándose en todo el mundo en odio, vio… https://t.co/XTInFgxpQP
Follow Luis E López Padilla on Twitter

Lo más reciente

© 2018 Apocalipsis Mariano. Licencia Creative Commons 4.0 Internacional (CC BY-NC-ND 4.0)