Hace apenas unas semanas terminaba de escribir mi penúltimo libro intitulado Entre la Tribulación y la Esperanza, El Final de los Tiempos. En el último anexo del libro citado incluía un pequeño ensayo bajo el título El Retorno, como preámbulo y adelanto de lo que a continuación  va a leer. Sin embargo, fue ya hace varios años que empecé a estudiar más a fondo este tema, información que ya dejaba ver en el libro Las Profundidades de Satanás (2006).

Todo lo que el lector en breve va a conocer con la lectura del presente libro está vinculado al fenómeno de los objetos voladores  no identificados, y tiene que ver con los "signos y señales" que identifican a este periodo específico de la Historia conocido como el final de los tiempos.

Por tanto, no debe sorprender al lector que este servidor se haya visto precisado a abordar un tema tan resbaladizo y de poco prestigio para el común de los escritores; pues para la mayoría de los críticos estamos en un terreno "poco serio o científico", más como "resultado de mentes extravagantes y novedosas en busca de lo exótico, lo raro, lo curioso o lo fantasioso", tal y como se le ha etiquetado a todo el estudio de los objetos voladores no identificados, supuestos extraterrestres y seres "venidos del espacio exterior". Repito, no debe sorprender pues en la medida en que nos vamos adentrando a estos tiempos de más confusión y de falta de fe en el mundo, cada vez con más frecuencia se tienen referencias por todos los rincones del planeta de mayores y más repetidos avistamientos de "objetos en el cielo", que no sabe uno si estamos en presencia de algo que tenga  explicación natural, sobrenatural o diabólica, y que ha venido alimentando la inquietud de muchas personas que se cuestionan sobre cuál es el origen, la naturaleza y el propósito de los llamados OVNIS.

Y junto con lo anterior, en los años recientes ha habido de parte de muchos países de primer mundo un proceso de "desclasificación" de información relativa a los OVNIS  - desde los años 40's hasta los días de hoy - lo cual ha permitido, para quien realmente se lo proponga, profundizar en todos los hechos históricos asociados al fenómeno OVNI,  por más que a muchos documentos que acompañan los casos de desclasificación, se les censure o tache de falsos por las propias fuentes oficiales.

Para el que esto escribe, el libro aborda una realidad que se va a convertir en el futuro inmediato en una de las grandes tentaciones para la fe del fiel creyente y particularmente del cristiano, que ha puesto su creencia firme en la vida y obra de Jesucristo. Por tanto, el escribir este libro se convirtió en una imperiosa obligación de advertir sobre un fenómeno que tiene diversas causas; tanto la primigenia creación de Dios con el hombre en el Paraíso Terrenal, asociado con la primera "desobediencia o pecado original" de los Primeros Padres o Primera Humanidad, que haciendo mal uso de la libertad que Dios les dio, cayeron en la tentación de "comer del árbol de la ciencia del bien y del mal," provocando con ello tal desastre universal, que como dice la misma Escritura "le pudo a Dios en su corazón haber creado al hombre" (Gen 6, 6).

Como comprenderá el lector, de aquí parte todo el enredo y entresijos de lo que supone no sólo la existencia de los supuestos "extraterrestres" y OVNIS, sino algo mucho más complejo y profundo que explicaremos en su oportunidad, y que tiene que ver con un plan de lo "obscuro" por haber suscitado una "creación paralela" a la creación de Dios, y que finalmente revela la lucha final entre la luz y las tinieblas, en la que están envueltos seres visibles e invisibles, y seres de gran poder, pertenecientes tanto a la luz como a lo obscuro.

Así las cosas, resulta más claro  el por qué de este libro, ya que es en el Génesis donde encontramos las primeras luces de lo que significó  -tanto para el pasado como lo será para el futuro inmediato – "la unión de los hijos de Dios con las hijas de los hombres".

Y como precisamente la consecuencia de todo ello fue que Dios Nuestro Señor mandó el Diluvio Universal, pues resulta ni más ni menos que los cuatro evangelistas nos advierten que lo que va a suceder en el futuro cercano será igual a "como sucedió en los días de Noé". O sea, que la misma palabra de Dios nos liga el pasado con el futuro próximo, y podremos conocer entonces qué fue lo que causó el origen y existencia de los llamados "extraterrestres"; cuál es su naturaleza; qué papel juegan en este final de los tiempos; ¿son buenos, son malos, son neutros? Qué gran prueba en los próximos años pudiera derivarse para la fe tras la manifestación pública de estos seres con todo y sus objetos voladores.

Invitamos al lector a que sin prejuicio alguno inicie la lectura de los diferentes temas que componen el libro que ahora tiene en sus manos y, como indica el sentido común, no emita un juicio antes de que conozca el final.

Conviene advertir al lector que el libro que tiene en sus manos no es lo que parece por su título. No se pretende abordar sin más, por el prurito de la novedad, el tan desprestigiado tema de los ovnis y supuestos extraterrestres. El presente libro es más complejo y trascendental en el estudio de las distintas fuentes que refieren este fenómeno, toda vez que será analizado a la luz de la revelación cristiana, y desde luego bajo la perspectiva de la virtud teologal de la fe.

Para poder llegar a la tesis que se maneja en el contenido de este libro así como sus conclusiones, me veo precisado ineludiblemente a tener que abordar lo que la Historia tanto oficial como oculta revela sobre el llamado fenómeno de los objetos voladores no identificados.

De esta forma en los primeros dos capítulos voy recorriendo las distintas referencias que desde muy antiguo se tienen "de dioses venidos del cielo" procedentes de civilizaciones antiguas y culturas tribales, así como las múltiples citas que se encuentran en diversas narraciones o testimonios de objetos avistados en el cielo y que no tienen, en principio, explicación lógica según la ciencia conocida.

Interés particular merece todo el mecanismo de ocultación que ha significado este fenómeno, particularmente a partir del caso conocido de Roswell, Nuevo México, en 1947, en que supuestamente una nave "extraterrestre" se colisionó en esa zona, y el principio de desinformación que al respecto asumió la Fuerza Aérea de los Estados Unidos y otras distintas dependencias gubernamentales norteamericanas.

La información  mayormente procede de testimonios de quienes vieron y oyeron sobre multitud de hechos que han permeado la Historia oculta de nuestra civilización – la famosa teoría de la conspiración - particularmente en los últimos 80 años. Los testigos, siempre envueltos en una propaganda de descalificación, por una serie de razones son verídicos para este servidor, que me llevan desde luego a estar convencido tanto de la tesis que defiendo como las conclusiones que presento. Si no diera credibilidad a los testimonios que aquí se presentan, así como las fuentes de información tanto identificadas por sus nombres y apellidos como anónimos, simplemente no tendría sentido haber escrito el presente libro.

Más adelante el lector encontrará  la exposición de lo que denomino las distintas "pruebas erráticas" encontradas en los cuatro puntos cardinales y que revelan que en el pasado existió una o varias civilizaciones altamente desarrolladas (Esto desde luego en contra de la Historia oficial).  Hay quienes ven en estas pruebas erráticas la prueba de una intervención alienígena en el pasado,  es decir, el legado a nuestra tierra de seres venidos del "espacio exterior". Incluso, recientemente en History Channel ha producido 3 series de varios capítulos cada una (hasta fines de 2011 en América latina se han proyectado las dos primeras), retomando esta tesis bajo el título Ancient Aliens (Alienígenas Ancestrales).

Aunque en mi opinión parte de lo que se presenta en los programas de History Channel tiene manifiestas imprecisiones y errores teológicos y bíblicos, la verdad de la información no es tan errada, pues presenta hechos ciertos y reflexiones  acertadas.

En los siguientes capítulos abordo el llamado Conocimiento Arcano, es decir, la sorprendente evidencia de contenido esotérico u oculto que se encuentra en muchas de las pruebas erráticas, lo que confirma entre otras cosas, una fuente común; un canal de transmisión iniciático; una fuente de poder; una sabiduría perene y un proyecto a futuro extremadamente bien calculado y pensado de muy antiguo, cuya heredera de todo este saber arcano será ni más ni menos que la Masonería oculta o invisible.

Existe un hilo conductor desde lo que pasó en el llamado y bíblico Paraíso Terrenal; el mal uso de la libertad humana cayendo en la tentación misteriosa de ¡seréis como dioses!; y, aunque ahora le parezca extraño al lector, la realidad de los objetos voladores no identificados y lo que hay detrás.

Más adelante estudiamos la información que provee el filósofo griego Platón en dos de sus Diálogos, Timeo y Critias, y que nos va a dejar el terreno abonado para analizar más adelante el difícil texto bíblico, que ha dado muchos dolores de cabeza, de Génesis 6.

Y dejo para el final el argumento teológico y conclusivo para tener una perspectiva mucho más fundada de por qué han aumentado en este final de los tiempos los signos y señales relacionados con objetos en el cielo de aparente origen "extraterrestre"; así como otras huellas y señales en el cielo y en la Tierra que revelan una posible eclosión de muchos eventos que traerán gran confusión a los hombres, por cierto  muy afín con las profecías en torno al año y más allá del 2012.

Finalmente lo que se pretende es asumir, una vez más, la posición de discernir correctamente los signos de los tiempos, y dividir y separar lo que es de Dios de lo que no lo es, para poder enfrentar debidamente preparados los difíciles tiempos que en todos sentidos están a punto de revelarse en la historia de la humanidad.

Como comentario y advertencia final, a lo largo del libro encontrará palabras como OVNIS, Objetos Voladores No Identificados; naves espaciales o voladoras; Extraterrestres; Grises; Reptilianos; Reticulianos; seres venidos del espacio exterior, Aliens, Alienígenas, etc. Me reservo en su oportunidad definir lo que significa en esencia la naturaleza de cada palabra o expresión. Para evitar así malos entendidos, porque aún no me acostumbro a usar cierta terminología, pero no puedo usar otra de inicio, por eso en ocasiones, no siempre, la entrecomillo.

Luis Eduardo López Padilla